OpiniónOpinión: Mi Ciudad Feliz

De pronto a las gestiones municipales del país no les bastó con crear nuevos logos, pasando por encima de los clásicos emblemas de las comunas. Tampoco fue suficiente con cambiar los colores institucionales y, de paso, repintar toda dependencia municipal, con los nuevos colores, sin dejar rastro del antiguo alcalde. De pronto, sin que nos diéramos cuenta, las gestiones sacaron slogans o frases que resumen objetivos primarios. Hay algunas frases muy buenas, y otras muy...

De pronto a las gestiones municipales del país no les bastó con crear nuevos logos, pasando por encima de los clásicos emblemas de las comunas. Tampoco fue suficiente con cambiar los colores institucionales y, de paso, repintar toda dependencia municipal, con los nuevos colores, sin dejar rastro del antiguo alcalde. De pronto, sin que nos diéramos cuenta, las gestiones sacaron slogans o frases que resumen objetivos primarios.

Hay algunas frases muy buenas, y otras muy malas. “Renca la lleva”, fue ampliamente criticada. Es que no basta con poner una frase pegadora, sino que la gestión debe estar en concordancia con lo que promete en la frase aquella. Esa que se empieza a multiplicar por toda la comuna.

Recuerdo por ejemplo que Undurraga hablaba de “Maipú, Comuna Gran Ciudad”. Una frase pegadora, de esas que se te quedan “en la oreja”. Además hacía un juego de palabra entre Maipú COMUNA gran ciudad y “Maipú como una gran ciudad”. Y en medio de la frase, de pronto llega el Metro y se anuncia el Hospital. De pronto los dos más grandes problemas que tenía nuestra comuna, se comenzaban a resolver. La frase, el slogan tenía entonces plena concordancia y así lo entendieron los vecinos, que premiaron a Undurraga con una reelección fácil y apoteósica.

Hoy la gestión Municipal del Alcalde Christian Vittori, nos habla de una “Ciudad Feliz”. Claramente no hay que ser adivino para captar que las ciudades no tienen sentimientos, pero que la frase apunta a una comuna que mejora, que va teniendo avances.

Bajo esa premisa, estuve algunos días pensando respecto al concepto Ciudad Feliz, y las cosas o hechos que tendrían que suceder, para que, a mi juicio personal, esta comuna fuera una ciudad feliz. Ojo, que no todo pasa por gestión municipal, para algunas cosas de mi lista de deseos, deberían suceder verdaderos milagros.

Acá les dejo una lista. La idea es que ustedes, en los comentarios, vayan entregando sus ideas.

1. Wifi Gratuito en la Plaza de Maipú

No debe ser algo tan estrepitosamente caro. Hoy en día, para toda una generación de nativos digitales, el tener acceso a redes wifi, públicas, gratuitas y con buena velocidad, es algo de gran necesidad. Por ello sería lindo que nuestro centro cívico tuviera Wifi Público.

2) Una biblioteca decente

¿Usted ha ido a la biblioteca municipal de Maipú?. Y es que a pesar de los esfuerzos de los encargados, la biblioteca municipal no sólo es vieja y tiene un catálogo desactualizado. Las sillas son incómodas, carece de sillones como las bibliotecas modernas y, siendo francos, no es un lugar donde den ganas de estar. Por ello imagino una biblioteca pública con estilo, con los últimos lanzamientos del mercado, con una buena cafetería y con sistema de préstamo de libros digitales. ¿Tal vez un proyecto al Gobierno Regional? No sé como se financiaría, pero creo que se hace necesaria.

3) Ciclovías de verdad y política pro ciclista

Aunque algunos amigos se enojen por mi cariño hacía las bicicletas, creo que una ciudad feliz se tiene que ir llenando de ciclovías. En ese sentido, la noticia que la comuna será parte de un sistema de arriendo de bicicletas por tramo, no sólo es una excelente noticia, sino que representa un desafío mayor. Tenemos que tener ciclovías de verdad, no como la basura que es la que va por Pajaritos, desde Maipú hasta Primo de Rivera, que además de estrecha, pasa por postes y árboles. Más aún. En las mañanas se deberían cerrar calles para que los padres vayan a dejar a sus hijos al colegio en bicicleta y -al menos en las escuelas públicas- instalar cicleteros y premiar con buenas notas en educación física a aquellos alumnos que se muevan en bicicleta.

4) Un barrio bohemio y sibarita

Debe ser por la composición social de la comuna que estamos llenos de restaurantes de comida china. Claro, tienen un menús que pegan muy bien en el estrato “clasemediero”, sin embargo, hace falta un espacio físico, tal vez un barrio cercano al centro cívico que se atreva con comida Indú, Tailandesa o cocina nacional de autor. A eso podemos agregarle distintos pubs, con cervezas del mundo (como el Bar Rústico) y vinos de todo el terruño. En fin, un barrio bohemio, como el Barrio Inglés de Coquimbo o la Plaza Ñuñoa. ¿Qué dicen?

5) Me conformo con un teatro

No hablo del teatro municipal, que de teatro poco y nada tiene. Tal vez remodelado podría ser. Me gustaría un teatro, con obras de todo tipo y para todos los públicos. Encuentro triste tener que recorrer varios kilómetros para encontrar un teatro. ¿Qué le parece a usted?

Siendo francos, se me ocurren varias otras ideas, pero dejaré hasta acá la columna. Me gustaría escuchar a los vecinos y sus sueños. ¿Qué le falta a Maipú para ser una Ciudad Feliz?

 

Nicolás Aravena

Nicolás Aravena (Maipú, Santiago de Chile, 6 de Agosto de 1983) es papá de 4 retoños (Luna, Maite, Ema y Facundo). Desde el año 2004, ha creado diversos medios de comunicación local en Maipú, Pudahuel, Peñalolén, Cerrillos y Cerro Navia, en formatos web e impreso. También ha participado en programas de radio, tales como “El Péndulo” y “La Cultura del Café”. Fanático de las redes sociales, la fotografía y el diseño, ha vivido toda su vida en Maipú. Hoy divide su tiempo entre www.lavozdemaipu.cl, y Mono Manco, su agencia de Publicidad. Fumador compulsivo, psicótico tratado y bebedor ocasional, se autodefine como "un tipo que hace lo que le place. No hay más. Tampoco menos"

2 comments

  • Víctor Fuentes

    29 julio, 2014 at 7:58 PM

    Abrir espacios públicos que se encuentran segregados y pareciera que son exclusivos para ciertas villas, como por ejemplo el muro que separa la plaza en la calle galaxia con av. sur que corta el acceso a las villas del poniente para la utilización de esta, lo mismo pasa en otras plazas del sector que excluyen a ciertos conjuntos habitacionales vecinos haciéndoles difícil el acceso a los espacios.

    Reply

  • Susana

    31 julio, 2014 at 1:38 PM

    Se supone que el bulevar de 5 de Abril tendrá una amplia oferta gastronómica. Es de esperar que haya restaurantes y locales de calidad y no se llene de carritos sangucheros. Lo del teatro es una pena. No entiendo cómo pueden tenerlo todo rayado si está en la cuadra con más Carabineros de Maipú. Otra de las promesas de Vittori fue la refacción de la antigua medialuna municipal (la de los toros) para convertirla en el Arena Maipú. Ojalá se concrete luego.

    Reply

Comenta nuestras noticias

La Voz de Maipú. Ningún derecho reservado. Creemos en una internet libre y abierta para todos. Si ocupas nuestros contenidos, genera un link a La Voz de Maipú