TendenciasLos sonidos que te llevan al equilibrio y a la paz

La Sonoterapia es un tratamiento holístico, la que a través de las vibraciones del sonido, de múltiples instrumentos, puede llegar a equilibrar a una persona a nivel físico, emocional, psíquico y energético. Carlos Mago Rítmico es el exponente maipucino de este tipo de terapia, desde el 2010 que toca distintos instrumentos para llevar a la armonía a sus pacientes, desde el 2011 que lo hace en Maipú. Su principal instrumento son los cuencos de metal...
Marlene Valladares Marlene Valladares28 diciembre, 2015110 min

La Sonoterapia es un tratamiento holístico, la que a través de las vibraciones del sonido, de múltiples instrumentos, puede llegar a equilibrar a una persona a nivel físico, emocional, psíquico y energético.

Carlos Mago Rítmico es el exponente maipucino de este tipo de terapia, desde el 2010 que toca distintos instrumentos para llevar a la armonía a sus pacientes, desde el 2011 que lo hace en Maipú. Su principal instrumento son los cuencos de metal y cuarzo, pero también utiliza didgeridoo, tambor, canto armónico, entre otras técnicas.

Carlos me explica que el sonido de los cuencos de metales produce entrar rápidamente en un estado de meditación. Además, que cada instrumento está especialmente pensado, ya que producen sonidos y visualizaciones agradables o evocan a ciertas etapas de la vida, como la niñez.

Según el Mago Rítmico el origen de este tipo de terapia va desde el comienzo de los tiempos. “En las distintas culturas tú puedes ver que todo partió con el sonido. Por ejemplo, en la Biblia dice, “Dios dijo hágase la luz”, ¡dijo! … es decir, habló, pronunció e hizo un sonido. Los hindúes dicen que todo partió con el “OM”, los científicos dicen que fue una explosión, que también es un sonido”.

La Voz de Maipú fue donde Carlos Mago Rítmico y se entregó a sus destrezas. Una sesión de sonidoterapia dura aproximadamente 45 minutos. Al entrar a su casa, pasé a una sala de color amarillo intenso, de las paredes colgaban mándalas de colores, en las repisas hay variados artilugios pequeños que deben de tener más de un significado.

A un extremo, sobre una manta, se encontraban decenas de cuencos de metal y de cuarzo, además de otros instrumentos. Carlos me dice que me acueste en una posición cómoda: de guata, espalda, fetal, como me sienta mejor. Elegí de espalda y me acosté sobre una manta en el piso, con mi cabeza hacia los cuencos, casi tocándolos con mi mollera y cerré los ojos.

El Mago Rítmico comenzó a tocar los cuencos. En menos de unos minutos todos mis pensamientos se disiparon, mi mente quedó completamente en blanco, no estaba dormida, solo dejé de pensar, mi mente se detuvo, algo que no es fácil de realizar. Solo escuchaba los cuencos y los cantos armónicos de Carlos, y sentía como las vibraciones tocaban mi cuerpo. Pero estaba en blanco, solo sentía.

Al terminar, la sensación fue de liviandad, de haber descansado una noche completa y de la mejor manera. Mi cuerpo y mente lo agradecían.

La sonidoterapia trabaja en diversos niveles del cuerpo, en la escala física a través de la vibración del sonido que hace temblar tu cuerpo; a nivel mental y psicológico, porque el sonido genera emociones y visualizaciones en la psiquis; también, a escala energética, porque Carlos direcciona con intensión de sanación el sonido, es decir, manda energía a través del sonido a sus pacientes.

“Las vibraciones y las reacciones que provoca el sonido en la mente, de igual manera produce efectos químicos, afecta a las glándulas y a los huesos”, afirma Carlos.

Se recomienda esta terapia para todas las personas, de cualquier edad. Dice que ha realizado sonidoterapia desde bebés en gestación hasta a ancianos, como también realiza sesiones individuales y grupales. Para todas las personas es beneficioso, pero aquellas que más lo necesitan son las que están desequilibradas, esto quiere decir, que tiene algún tipo de padecimiento físico y mental.

Según la percepción de Carlos “tú no puedes estar enfermo del cuerpo, sin estar enfermo también emocionalmente, mentalmente y energéticamente: es un todo. Si te sientes mal en cualquiera de estas áreas hay desequilibrio y necesitas una terapia”.

El Mago Rítmico recomienda una sesión al mes para una persona que está en armonía y en paz, sin embargo, para quien sufre de un padecimiento como depresión o problemas físicos como cáncer o fibromialgia, por nombrar algunas patologías, debería ser por lo menos una vez a la semana.

Una sesión individual en casa de Carlos tiene un costo de 10 mil pesos y si es para dos personas es de 15 mil y así sucesivamente, con un máximo de 6 participantes. Una sesión a domicilio va desde los 30 mil pesos y allí comienza a subir dependiendo del número de personas, la distancia y el traslado.

Para contactar a Carlos Mago Rítmico es a través de su Facebook: Carlos Mago Rítmico.

“Todo está sonando, porque todas las partículas del universo están en vibración constante y emiten sonidos, solamente que el oído no lo capta. Por eso los perritos pueden escuchar sonidos que nosotros no”, afirma el Mago Rítmico.

Marlene Valladares

Marlene Valladares

La menor de la familia. Egresada de periodismo. Me he desempeñado en el área de Derechos Humanos. En el Museo de DD.HH y en el primer documental sobre la niñez trans en Chile. Pitutos y pegas varias, en comunicaciones internas y externa, de diferentes instituciones. Fan de la fotografía y el diseño. Mi actividad predilecta en éste oficio es el reporteo. Tía de 4 cachetones -Polette, Antonia, Vicente y Gustavo-.

One comment

  • rola

    28 diciembre, 2015 at 1:24 PM

    En Harvard se estudia el fracaso del Transantiago, M.Bachelet no aprendió nada. Luego se estudiará cómo echo a perder la educación en Chile.

    Reply

Comenta nuestras noticias

La Voz de Maipú. Ningún derecho reservado. Creemos en una internet libre y abierta para todos. Si ocupas nuestros contenidos, genera un link a La Voz de Maipú