NoticiasPortadaPiñera Presidente: Aunque sigue sin ganar en Maipú

Ayer, ganó Sebastián Piñera en las urnas. Con 43.048 mesas escrutadas, de un total de 43.051, correspondiente al 99,99%, el ex presidente de Chile, ganó con un 54,7% a Alejandro Guiller, quien alcanzó un 45,43% de los sufragios. Hubo 635.671 votos de diferencia entre cada uno, lo que se tornó en una distancia sideral. Muy alejada de las mayorías de las proyecciones, que hablaban de una disputa más reñida que la elección entre Lagos y Lavín....
Marlene Valladares Marlene Valladares18 diciembre, 201724 min

Ayer, ganó Sebastián Piñera en las urnas. Con 43.048 mesas escrutadas, de un total de 43.051, correspondiente al 99,99%, el ex presidente de Chile, ganó con un 54,7% a Alejandro Guiller, quien alcanzó un 45,43% de los sufragios. Hubo 635.671 votos de diferencia entre cada uno, lo que se tornó en una distancia sideral. Muy alejada de las mayorías de las proyecciones, que hablaban de una disputa más reñida que la elección entre Lagos y Lavín.

Será, nuevamente, la presidenta Michelle Bachelet quien le entregará la banda presidencial a Sebastián Piñera, como si la política chilena estuviese en un constante loop.

Guillier v/s Piñera en Maipú

Maipú, al menos en elecciones presidenciales, tiene -desde el retorno a la democracia- una clara inclinación a la centroizquierda. Jamás un candidato presidencial de derecha ha ganado las elecciones en la comuna, cuando se trata de segunda vuelta.

Guillier obtuvo 101.067 votos lo que significó un 52,14% de la votación comunal. El candidato oficialista, obtuvo en la primera vuelta en nuestra comuna 41.614 sufragios, es decir creció en 59.453 votos, ¿Un dato? sumados los votos de primera vuelta que obtuvieron Beatriz Sánchez, Carolina Goic, Eduardo Artés, Alejandro Navarro y Marco Enríquez Ominami, el resultado es de 79.092 votos. Es decir, Guillier logró captar gran parte de los votos de sus oponentes.

Piñera por su parte alcanzó 92.764 votos en Maipú, lo que significa un 47,86%. En primera vuelta el hombre de RN recibió 56.963 sufragios, es decir, creció en 35.801 votos. En primera vuelta, el otro candidato de derecha: José Antonio Kast, obtuvo 11.957 preferencias. Sumados ambas cifras de primera vuelta -siempre hablando de Maipú- la suma es de 68.920 votos. Por lo tanto Piñera en segunda vuelta logró que 23.844 personas más le fueran a dar su apoyo.

En segunda vuelta fueron más los maipucinos que fueron emitir su voto versus la primera vuelta. En la primera elección se hicieron presente 191.878 votantes, mientras, que en el balotaje fueron 195.908 los vecinos que fueron a emitir su sufragio.

Marlene Valladares

Marlene Valladares

La menor de la familia, en la que apostaron una educación científico-humanista para que llegara a la universidad. Estudié periodismo en una universidad adicta al lucro UNIACC. Egresé el 2016. Me he desempeñado en el área de Derechos Humanos. En el Museo de DD.HH y en el primer documental sobre la niñez trans en Chile. Pitutos y pegas varias, en comunicaciones internas y externa, de diferentes instituciones. Fan de la fotografía y el diseño. Mi actividad predilecta en éste oficio es el reporteo. Tía de 4 cachetones -Polette, Antonia, Vicente y Gustavo-.

2 comments

  • Renato

    19 diciembre, 2017 at 6:41 AM

    Queridos millenials y otros que no lo son tanto. Lamento tener que decirles que por muuuucho tiempo, no habrá Asamblea Constituyente, no se terminarán las AFP, no habrá condonación del CAE, no habrá nacionalización del agua, no habrá nueva Constitución, ni muchas cosas más…¿Gracias a quienes? Gracias a los niños del Frente Amplio.

    Reply

  • Rola

    22 diciembre, 2017 at 5:52 AM

    Un diputado que, ha llegado a acusar de “idiotas” a los que votaron por Piñera. Echarle la culpa de la derrota al elector: ¿no es delirante? Pero más allá de lo burdo, esa afirmación es un síntoma de iluminismo totalitario. Otros han hablado de “los fachos del pueblo”. Una diputada ha afirmado: “La derrota solo existe cuando hemos dejado de luchar”. Y una ministra ha dicho que esta no es una derrota política, sino electoral. Voluntarismo discutible y entelequias que corren el riesgo de quitarle a la derrota su sentido.

    El pueblo quiere cambios, pero no aventuras termocéfalas. El pueblo no quiere escuchar nunca más “hasta la victoria siempre”, que termina llevando siempre a la derrota. Una izquierda sin sentido común es una izquierda sin destino. Una izquierda que desprecia a su propio pueblo con arrogancia y soberbia es una izquierda populista pero no popular, una izquierda que se apegó al poder, una izquierda sin valores, sin ética. Una izquierda retórica pero no pensante. Una izquierda que abandonó la reflexión por la consigna. Esa izquierda debe morir.

    Reply

Comenta nuestras noticias

La Voz de Maipú. Ningún derecho reservado. Creemos en una internet libre y abierta para todos. Si ocupas nuestros contenidos, genera un link a La Voz de Maipú