Denuncia: Ni los muertos descansan en paz