Por nuestros muertos: estremecedor réquiem en ex estación del Metro Del Sol

Más de 200 músicos se convocaron el domingo 1 de diciembre en la exEstación de Metro Del Sol, para interpretar el réquiem de Mozart, en honor a las víctimas de violencia estatal durante las últimas 6 semanas de estallido político y social.

La intermodal del exMetro Del Sol, sin duda no fue un lugar al azar. A pocos metros de allí, cuando nuestro país se encontraba en toque de queda, fue brutalmente golpeado nuestro vecino Alex Nuñez por Carabineros de Chile. Producto de ello, a las pocas horas, Alex murió.

Hoy, en el lugar se encontraban su esposa, dos hijos, familiares, amigos y vecinos. También muchas vecinas y vecinos que nunca lo conocieron, pero que lamentan su muerte y entiende que el asesinado fue Alex, pero bien podría haber sido un hermano, amigo o ellos mismos.

También en primera fila, se encontraba la familia de Abel Acuña, vecino que murió en la Plaza Dignidad debido a un paro cardíaco, y en que se acusa a Carabineros de no dejar actuar a los equipos de emergencia, además de seguir utilizando gases lacrimógenos a pesar de las banderas blancas y una baliza de ambulancia que dejaba claro que se trataba de una urgencia.

Réquiem por Chile

Foto por Carlos Peña

«Nosotros somos una agrupación de músicos autoconvocados. Partimos la primera semana de movilizaciones haciendo este concierto. Realizamos un llamado por redes sociales a todos los músicos sinfónicos, a todos los cantantes líricos y coristas, para que se sumaran, porque queríamos manifestarnos. Interpretar el Réquiem de Mozart en homenaje a las victimas de la violencia de parte del Estado. Los primeros dos conciertos tuvimos una convocatorias de más de 400 músicos. Fue hermoso», nos comenta Karina Martinez, parte de la organización de Réquiem por Chile

Hoy, con sus distintos instrumentos lograron estremecer el alma de todos los asistentes, que vieron como sus bellos se erizaban al ritmo de la melodías.. Una vez terminado el Réquiem, los músicos se vendaron los ojos y realizaron un minuto de silencio.

Luego, los organizadores le dieron la palabra a Natalia Pérez, pareja de Alex Nuñez quien sostuvo de forma muy emotiva que «siempre la música nos acerca a un familiar cuando este ya no está». Siguieron sus palabras alentando la lucha, por Alex, por Abel, por Fabiola, por Gustavo y por muchos otros que han sufrido la violencia. Agradeció a la primera línea, que nos permite manifestarnos en paz. Agradeció a las mujeres, porque «la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía». Las palabras de Natalia Pérez encerraban dolor, pero también fueron un llamado a seguir de pie.

«Fue hermoso concierto. Fue un regalo precioso, me emociona, la música lo sana todo y esto es un regalo maravilloso», nos diría luego Natalia Pérez, en declaración a La Voz de Maipú. 

Tras la intervención de Natalia, habló un primo de Abel Acuña. Su intervención fue difícil, pues la emoción lo embargó y las palabras no salían. La gente: músicos y asistentes comenzaron a corear el nombre de Abel. De pronto las palabras salieron y fueron para recordarlo y darle las gracias.

Tras el término de la ejecución del réquiem de Mozart, los músicos interpretaron «Arauco tiene una pena» de Violeta Parra, «El derecho de vivir en Paz» de Víctor Jara y «El Pueblo Unido» de los Quilapayún.

Una catarsis necesaria

El réquiem es un acto litúrgico de origen católico, que se realizaba tras la muerte de una persona. El compositor Wolfgang Amadeus Mozart, compuso algunas partes de su réquiem, dejándolo inconcluso tras su muerte. Franz Xaver Süssmayr, discípulo de Mozart fue el encargado de terminarlo.

En Maipú la música de Mozart sonó con fuerzas como un acto -necesario- de catarsis. Como una forma de decirle a Abel Acuña y Alex Nuñez que no están olvidados. En la canción final -del repertorio de música popular- «el pueblo unido» se cantó con fuerza, pero también con esperanza. Algunos músicos no pudieron contener las lágrimas mientras la interpretaban con sus instrumentos. El réquiem llegaba a su fin. El rito se cumplía y todos nos retirábamos en paz, mascullando -por cierto- que nuestros vecinos siguen presentes en cada paso que damos.

Galería de fotos

Fotos gentileza Carla Ríos Monsalve – Su Instagram es @caarlfrancis

 

loading...