Opinión: Agua mala, pero segura