Rescatista denuncia matadero ilegal de animales en Parque Lo Errázuriz

Cristian Mella se define a sí mismo como «rescatista» de animales. A través de su cuenta en twitter informa sobre distintos perros y gatos que va encontrando. A algunos les busca un dueño. A otros les consigue un veterinario. Incluso ha tenido apariciones en prensa por unas casas para perros callejeros que inventó.

A La Voz de Maipú llega con una denuncia. Nos cuenta que vio por Facebook una publicación respecto a un perro de raza collie que estaba en precarias condiciones en el parque Lo Errázuriz en la vecina comuna de Cerrillos.

Tras ver la publicación en Facebook, Cristian nos relata que “vengo al día siguiente y no lo encontré, pero si encontramos un perrito poodle en pésimas condiciones, llenos de motas de su mismo pelo. Parecía que le habían tirado algodón con cola fría y lo intentamos rescatar. No pude rescatarlo. Vine otro día, llegue aquí (al Parque Lo Errázuriz) a las 10 de la mañana y es al tercer día de búsqueda del perrito collie, y me encuentro con cadáveres de caballos, de vacas, de perritos, cabezas de perritos, animales muertos, torturados en alambre de púas”, sostiene.

El rescatista destaca que la situación es grave: “Acá hay contabilizados, tras recorrer la mitad del inmenso terreno: 83 animales, 63 perros y 20 gatos. Perritos heridas de bala, que la Municipalidad de Maipú accedió a atender, como también  un perrito que tiene bastantes temblores en su cuerpo que no sabemos que enfermedad podría tener”.

Cristian siguió buscando al perrito poodle y al collie. A ambos los encontró: “visualicé amarrado al perrito poodle en un poste con alambre de púa. Junto a una niña que llegó también, que es animalista, lo vimos, lo rescatamos, lo soltamos del alambre de púa y lo llevamos a una veterinaria y el mismo día lamentablemente encontré el perrito collie muerto. No había mucho que hacer por ese perrito”, cuenta con un dejo de pena.

Lo que preocupa a Mella es que siguen apareciendo cadáveres en lo que parece ser un matadero ilegal, o el terreno fértil de un grupo de sádicos. Cristian comenta que “Ahora estuvimos en terreno, seguimos viendo cadáveres de animales, de caballos, de vacas, perros, patitas de caballo”, dice.

Finalmente, añade que espera que el Municipio de Cerrillos se haga cargo de la situación.

Al final de esta edición, Cristian nos cuenta que ya existe un acercamiento con la Municipalidad de Cerrillos para intentar buscar una solución a este macabro «campo de muerte».