«Para mucha gente en Maipú el municipio es más importante que La Moneda»: Francisco Vidal sin filtro para La Voz

«Era el momento de hacer esto«, comenta un dirigente del PPD Maipú a la salida del conversatorio.

Los expositores eran Francisco Vidal, vocero «a secas», y Juan Eduardo Faúndez, ex subsecretario del gobierno de Bachelet II.

Las diapositivas eran lo de menos, la presentación también.  El objetivo era remover las bases del partido en la comuna y –de paso– permitir un desahogo. Tras la derrota electoral de la última campaña, habían hartas cosas que decir, y se dijeron.

La jornada sirvió para pasar lista a lo bueno y lo malo de la Nueva Mayoría. Se habló de ex ministros que luego terminaron como ejecutivos de empresas, se habló de la importancia de la gratuidad, se habló de «parlamentarios que trabajan como pymes«.  Esta última frase es de Vidal, quien reconoció con franqueza todas las deudas que quedaron pendientes de los gobiernos de la Concertación/Nueva Mayoría.

En las preguntas finales, se escucharon frases como: «hubo condoros compañeros«, «la gente nos dice corruptos«, «ya no se ve al al PPD marchando en las calles con la gente«,  «los partidos se han dado el lujo de elegir malos candidatos, poniéndolos a dedo desde alguna oficina de Providencia«,  las que Vidal escuchó  sin interrumpir por más de 30 minutos.

Al conversatorio estaban invitadas todas las fuerzas de la oposición.  En total, llegaron unas cuarenta personas, en su mayoría sobre cuarenta años, muchos PPD, algunos socialistas, un comunista y  una minoría de mujeres. La Democracia Cristiana dijo que venía, pero no llegó. El Frente Amplio ni siquiera acusó recibo de la invitación.

El factor Vidal

A sus 66 años, Francisco Vidal pide hablar sin micrófono. Su voz retumba en el recinto y el público sigue con atención su discurso como estudiantes en una sala de clases.  Francisco Vidal Salinas sigue vigente, y para muchos es un rock star de la política; consciente de su influencia, en su paso por Maipú hace un llamado a la unidad de las fuerzas de oposición.  Según sus cálculos, unidos se puede ganar, separados se pierde estrepitosamente.  «El profe» se tomó unos minutos al final de la charla para hablar con La Voz.

Tú energía se siente.
Estoy convencido de lo que hago.

¿Cómo has sentido la energía de la militancia en tu gira por distintas comunas?
Hay una sensación de angustia, de decepción, de no haber hecho la autocrítica suficiente. Pero si tú empiezas a razonar, tanto en en lo racional como en lo emocional la gente lo entiende.

¿Faltaba una catarsis?
Sí, claro.

¿Cuál es la importancia de la política que representan personas como Cathy Barriga?
Ella hace una política de mucho acento comunicacional y por haber sido un personaje público a través de la televisión engancha. Engancha con sentido común.

¿Cuánto de Joaquín Lavín hay en Cathy Barriga?
Mucho.

¿Hay un modelo político de la derecha ahí?
No, yo creo que son liderazgos individuales. Pero hay un enganche con el sentido común que la política tradicional no la pesca, y hay que pescarla.

Te pongo cuatro  ejemplos: Jaime Ravinet, Alberto Undurraga, Cathy Barriga y Jorge Sharp. ¿Por qué tanta diferencia en la gestión con un mismo instrumento de gobierno?
Más o menos entusiasmo,  más o menos compromiso con el territorio.  El alcalde o alcaldesa está muy bien evaluado porque para mucha gente en Maipú el municipio es más importante que la moneda en la vida cotidiana. La salud es municipal, la educación es municipal. Se cae la casa, ¿dónde va la gente, al Homecenter? Va al municipio.

¿Te gustaría ser alcalde o ves a alguien con las condiciones para hacerlo bien?
No, ya no. Hay mucha gente, lo importante es superar la depresión, enfrentar la autocrítica, hacerlo bien y tener ganas. Si finalmente, el alcalde, el concejal, el diputado, el senador, el presidente, el dirigente político tiene que volver a entender que está en eso porque mira más allá de su metro cuadrado.

Las sillas vacías, Vittori y el dinero

Vidal se reconoce como obsesivo de las cifras. Según sus cálculos, el Frente Amplio podría aspirar a un piso del 16,5% de los votos, posicionándose como el subpacto más fuerte de la oposición.  Entiende que si llegan a acuerdo con los comunistas (4,8%), el PRO (3,9%)  y los Regionalistas Verdes (1,9%),  el resto de la oposición queda en desventaja.  Acepta que puedan haber listas separadas a concejales, pero le parece un suicidio que no haya una fórmula común para alcaldes y gobernadores.  Habla sin pudor del dinero, y se reconoce del 1% más rico del país.

Hoy estaba invitado el Frente Amplio y no vino, ¿cómo se lee la señal?
Me hubiera encantado que estuvieran aquí para decirles que solo con la unidad es posible para transformar el país. Y si en Maipú el Frente Amplio levanta candidato a alcalde y nosotros llevamos otro candidato de la antigua Concertación o Nueva Mayoría tenemos Cathy Barriga por cuatro años más.

Supongamos que Christian Vittori sale absuelto del jucio en el caso Basura, se presenta y gana una primaria interna, ¿te sacas la foto con él?
Más allá de Vittori como persona, estamos mal acostumbrados a no perseverar en un concepto. Mientras la persona no está condenada y si está procesada, la presunción de inocencia es clave. Eso lo heredamos de la Revolución Francesa.

Pero, hay una asociación directa o indirecta con formas de hacer política que para muchos no hicieron bien a la comuna, y esas personas están a la vuelta de la esquina de poder volver, 
Si vuelven, tienen que haber aprendido de sus errores. Exigiría por lo menos un mea culpa público.

 Sueles hablar de dinero y dices con franqueza lo que ganas, sacando al pizarrón a los más ricos, pero ¿cuántos jerarcas de la Concertación/ex Nueva Mayoría viven de Plaza Italia para abajo?
Muy pocos. Porque para ser dirigente político hasta hace algunos años atrás tenías que ser rentista, millonario o parlamentario. Hoy con la nueva ley,  como tienes sueldo fijo por el estad, puedes ser dirigente político sin ser rentista, ni millonario ni parlamentario.

En tu charla has hecho un llamado a la austeridad y bajar los sueldos de los parlamentarios y ministros. ¿Sería coherente también llamar a que los políticos estén en FONASA y envíen sus hijos a colegios públicos?
Yo no lo hice, porque estoy en isapre y mi hijo va a un particular privado. Yo no cambio la realidad si dejo de comer o me declaro en huelga de hambre. La austeridad tiene que ser una política pública, no uno por uno, no se trata de ser el Padre Hurtado.

Pero tu citaste a Mujica en tu charla.
Si claro, para mí es un ejemplo, pero no le puedo pedir a todos que sean Mujica.