Opinión: La política de los estigmas