El PPD, ese extraño misterio