Un tercio de los adultos mayores en Chile sufre depresión y más de la mitad tiene ansiedad

Pamela Pérez Mendoza
Pamela Pérez Mendoza
Pamela, periodista en práctica. Oriunda de Maipú y actual vecina de Santiago. Fan de la música, el baile y el ocio. La igualdad de derechos es mi bandera de lucha.

El aumento de la depresión en adultos mayores aumentó del 24% al 38% en un período de dos años. La causa de la sintomatología se debió a la crisis sanitaria del Covid-19.

Según un estudio del Observatorio del Envejecimiento para un Chile con Futuro, proyecto que surge de la alianza entre la Universidad Católica y Compañía de Seguros Confuturo, se reveló que «en el segmento 60+ la sintomatología ansiosa aumentó de 40% en 2019 a un 52% en 2021, mientras que la depresiva se elevó en 14 puntos porcentuales en el mismo período, pasando de 24% a 38%».

La encuesta titulada “Calidad de Vida de las Personas Mayores Chilenas durante la Pandemia Covid-19”, cotejó que los síntomas ansiosos incrementaron afectando por igual a hombres y mujeres, pero con diferencias según nivel educacional. 

Antes del Covid-19, las personas mayores de 60 años con educación básica eran las que más padecían esta sintomatología (47%), mientras que para el otoño de 2021, aumentó 18 puntos porcentuales en aquellos con educación media (53%) y 13 puntos porcentuales en personas mayores con educación superior (46%).

Además, se vio un aumento en los sentimientos de soledad: en 2019, el 42% de los adultos mayores indicaron que se sentían solos, aumentando a un 53% en 2021.

Otro de los datos reveladores fue que los síntomas depresivos sí presentan diferencias por género: un 40% de mujeres 60+ padecieron de esta sintomatología en el 2021 versus 32% de hombres 60+. «Aquí también se observan diferencias por nivel educacional. En 2021 fueron las personas mayores con educación básica las que más presentan cuadros depresivos (42%), seguidos por aquellas con educación media (39%), mientas que aquellas con educación superior son las que menos sufren de cuadros depresivos (27%)».

En esa línea, la psicóloga e investigadora del Centro de Gerociencia, Salud Mental y Metabolismo (GERO), Daniela Thumala, comentó al Observatorio del Envejecimiento que una posible explicación es que “las personas con mayor educación, por un lado, tienen más acceso a servicios y tecnología, que fue un elemento vital durante la pandemia, por lo que les es más fácil o están más acostumbradas a mantenerse conectadas a través de ellas e incluso hacer trámites por Internet, postergar pagos, sacar los permisos de movilidad, etc».

La profesional también agregó que este grupo de adultos mayores poseen estrategias superiores de afrontamiento a esta temáticas, es decir, «mayores recursos disponibles que muchas veces les permiten, por ejemplo, sopesar mejor una noticia impactante”.

Por otro lado, el estudio esclareció los síntomas que más aumentaron en pandemia: problemas para dormir, que se duplicaron al 2021 (34%), el sentirse cansado, con un aumento de 11 puntos porcentuales (29%), o los problemas de apetito que pasaron de un 10% a un 20%. Asimismo, aumentaron las personas que se sienten tristes (27%) y tienen poco interés en hacer las cosas (23%).

Uno de los principales elementos que ha incurrido en el incremento de estas sintomatologías ha sido el confinamiento. Así lo explicó Soledad Herrera, socióloga UC y líder del estudio, “en la pandemia, las personas han tenido que quedarse en las casas durante los confinamientos, lo que aumenta el estrés familiar, los problemas familiares y los conflictos que ya existían desde antes, y es muy distinto cuando todos salían a trabajar o tenían sus rutinas normales”.

Los sentimientos de soledad también se atribuyen al encierro, lo que ha afectado a las personas mayores. En 2019, el 42% de ellas se sentían solas, aumentando a 53% en 2021. Si bien no se ven diferencias por género ni por nivel educacional, sí hay contrastes por rango etario. Estos sentimientos se extienden más en las personas entre 60 y 74 años (56%) que en las personas sobre 75 años (46%).

A pesar del desolador panorama que se evidenció en la encuesta, los adultos mayores se ven esperanzados sobre el futuro, pues comentan que ya han retomado muchas de sus actividades y han aprendido de este período difícil.

Lee también: Vecino de Maipú lleva dos años en lista de espera del Hospital El Carmen: «Me quiero morir. No hay calidad de vida»

Contenido Relacionado

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Recién publicado