La maté porque era mía: Fernanda Maciel y femicidios en Maipú

El asesinato de Fernanda Maciel ha conmovido a todo Chile. El caso no ha dejado indiferente a nadie, y las circunstancias de su muerte parecen sacadas de una oscura serie policial.

Hoy todos los ojos están  puestos en Felipe Rojas, imputado por el asesinato de la joven embarazada. Pero detrás de Felipe hay una larga lista de abusadores, agresores y golpeadores que día a día empujan los límites de su violencia. Hasta que es demasiado tarde.

Según los registros de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, este año han ocurrido  32 femicidios, 10 más que todas la víctimas de influenza en el país.  Y detrás de cada femicidio hay un esposo, un conviviente, un pololo o una expareja que incurrió en un asesinato.

Según la reciente ley 20.480,  “si la víctima del delito descrito en el inciso precedente es o ha sido la cónyuge o la conviviente de su autor, el delito tendrá el nombre de femicidio“.

Para el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, el delito de femicidio “ es la forma más extrema de violencia contra las mujeres y es una muestra de que en nuestras sociedades todavía se cree que los hombres tienen derecho a controlar la libertad y la vida de las mujeres”.

Cabe recordar que las penas para quienes cometen femicidio en Chile van desde los quince años y un día de cárcel hasta la cadena perpetua.

La maté porque era mía

Según el estudio de la ONU “Femicidio en Chile” del 2004, “las víctimas son mayoritariamente adultas jóvenes, se trata de mujeres que tenían entre 20 y 39 años al momento de morir“. Sin embargo, el mismo informe muestra también crímenes contra adolescentes y niñas de corta edad.  Estos datos son consistentes con los últimos 11 femicidios en Maipú, donde la media  de edad es de 35 años.

Entrevistado por Emol, el psicólogo criminalista Francisco Ceballos explica que el perfil de los homicidas pasa por  “ver a la mujer como un objeto, y ahí aparece el femicidio como solución de que esta pareja se vaya. Ahí el hombre reduce a la mujer al estatus de cosa que le pertenece y eso también tiene harto que ver con una historia que hay detrás“.

En nuestra comuna existe una larga lista de maltratos y abusos hacia las mujeres, cuyos casos más violentos terminan en asesinatos. La Red Chilena de Violencia contra las Mujeres elabora desde el año 2010 un informe con el detalle de estos femicidios, que incluye la circunstancias en que murieron y los sindicados como autores del crimen

En Maipú hay 11 nombres de mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas en nuestra comuna y alrededores:

Berta Fabres37 años, apuñalada por su conviviente
Nadia Varas33 años, estrangulada por su esposo
Sara  Herrera15 años, estrangulada por su padrastro
Paulina Iturriaga25 años, apuñalada
Susana Bustillos38 años, golpeada por su exmarido
Marcela Acevedo45 años, apuñalada por su exconyuge
Giovanna  Marambio57 años, baleada por su conviviente
Silvana Sepúlveda41 años, golpeada con un bate por el padre de su hijo en plena visita
Camila Yáñez28 años, encontrada con golpe en la tina del baño
Carolina  Donoso53 años, apuñalada por expololo de hija.
Gabriela Alcaíno17 años, apuñalada por expololo

Factores de riesgo: señales que puedan salvar una vida

Según ha trascendido, Felipe Rojas tendría una causa pendiente del año 2018 por amenazas de muerte contra una ex pareja, a quien habría agredido verbalmente vía telefónica.  Estas conductas son señales que delatan el perfil de un abusador y, en algunos casos, un posible homicida.

Sobre este punto, el criminalista Ceballos  señala: “la inseguridad, inmadurez, narcicismo, historia de vida, la construcción de la relación de pareja e incluso los aspectos culturales de la sociedad, son parte de los elementos que, entre otros, influyen en un sujeto a la hora de cometer este grave ilícito“.

Existen también factores de riesgo que pueden alertar de un posible femicida. En el caso de los hombres  que podrían ser femicidas son:

  • Desempleo
  • Posesión de arma de fuego.
  • Haber amenazado con matar usando el arma.
  • Obligar a la pareja a tener relaciones.
  • Problemas con drogas o alcohol.
  • Problemas mentales, especialmente en los casos de femicidio y posterior suicidio.
  • Estar embarazada y haber sufrido violencia durante el embarazo.

En el caso de las mujeres posibles víctimas, los factores son:

  • Haber sufrido abusos anteriores.
  • Tener un niño de una relación anterior, en especial cuando no es el hijo/hija biológica.
  • Haber sufrido estrangulaciones.
  • Haber dejado a una pareja abusiva.

En el mes de junio se cumplió 1 año del asesinato de Gabriela Alcaíno de 17 años y su madre Carolina.  En la audiencia la fiscalía reveló que la misma noche del crimen antes de los homicidios hubo una agresión sexual. El agresor y expololo acusado por fiscalía, Fabían Cáceres Aravena,  justificó sus actos en que no pudo soportar que ella terminara con la relación amorosa.

Fabián Cáceres Aravena (confeso de femicidio de Gabriela Alcaíno)

En los audios de whatsapp que se escucharon en la audiencia, Gabriela le cuenta a sus amigas el drama que vive en medio de las agresiones:  “si hay algo que mi mamá me enseñó es que nadie me puede poner el dedo encima, ni la mano ni nada. Pucha, yo sé lo que es el amor propio, entonces no le voy a aguantar que me haga eso. Ya ni siquiera es como mi pareja, no se puede“.

Hoy en día la familia de Gabriela sigue luchando para modificar la legislación y así ampliar el concepto de femicidio, no solo a exconvivientes o conyuges.  Esto, pues el asesinato de Gabriela solo pudo ser calificado como homicidio simple.  La llamada “Ley Gabriela” ha recibido apoyo transversal del gobierno y parlamentarios.

Por ahora, el llamado es a prevenir, denunciar y usar todas las herramientas de la ley para prevenir a toda costa que un nuevo nombre se suma a esta lista.

Fuentes:

  • Femicidio en Chile, ONU 2014
  • Understanding and addressing violence against women, World Health Organization 2012
  • Registro realizado por la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres desde 2010 en adelante

Edgardo Adriano
Acerca del autor

Traductor de profesión, docente por vocación y editor de oficio. Tesista eterno de un magíster en periodismo. Orgulloso de ser maipucino y ñoño de corazón.

https://twitter.com/edgardoadriano

Comenta nuestras noticias