Maipú Inseguro: el problema estructural de la seguridad ciudadana en Maipú (Primera Parte)

A diario vemos las camionetas amarillas de «Maipú Seguro» en las calles, patrullando. También vemos a los funcionarios en los módulos amarillos, supuestamente custodiando. O incluso, algunos andan en unas especies de híbridos entre autos y motos eléctricas. La idea, en el papel, es mejorar los índices de seguridad de la comuna.

Los postes «inteligentes», son todo, menos inteligentes

Aunque a bordo de los autos, los que andan, no son carabineros, sino que funcionarios municipales.

En La Voz de Maipú desde hace un tiempo que queríamos saber cómo funciona el programa. Sin embargo, cuesta acceder a información relevante. Y es que para este medio siempre ha sido tema de debate editorial e interés periodístico el trasfondo de uno de los caballos de batalla más importantes de cualquier comuna: la seguridad.

A raíz de distintas investigaciones, dimos finalmente con la persona indicada. Un ex funcionario de Carabineros de Chile, maipucino de toda la vida y -ahora- ex funcionario de la municipalidad, quien nos cuenta su duro diagnóstico de cómo opera la “seguridad ciudadana” en la segunda comuna más poblada del país.

Samuel Muñoz es exCarabinero de Chile y está orgulloso de haber cumplido 30 años en la institución con una hoja de vida impecable. hoy está en retiro, pero recuerda que cumplió sus últimos años de servicio en Maipú, la comuna donde ha vivido toda la vida.  

Su función en la 25 Comisaría de Maipú era la operación de cámaras de seguridad. Por eso habla con propiedad del tema pues sabe cómo funciona el sistema desde dentro.

Luego de cumplir sus años de servicio, quiso trabajar en lo que más sabe: la seguridad ciudadana. En su currículum acumula experiencia en el OS7, escolta de personeros del estado y mucho trabajo en terreno. Por si fuera poco, dedicó sus primeros años de jubilación con el fin de prepararse académicamente para poder seguir trabajando en el rubro.

Lo primero que pensó fue trabajar en la Municipalidad de Maipú. Sabía que había un equipo de trabajo en seguridad y quería ser parte de él. Postuló y quedó. Tras 5 meses de trabajo finalmente lo echaron. ¿La razón? “Hablaba con un tono muy fuerte”, no pedía indicaciones vía radio con amabilidad (la operación de radio se realiza usando verbos en indicativos: diríjase, indique, etc), pero sobre todo, por su testaruda actitud de siempre sentirse un “carabinero”. 

Cuando lo citaron a la oficina de Recursos Humanos pensaba que finalmente le darían la oportunidad de poner sus conocimientos al servicio de la seguridad ciudadana. Estaba equivocado. 

Samuel conversa con La Voz en una entrevista exclusiva, donde nos cuenta una serie de detalles sobre cómo funciona Maipú Seguro.

Maipú seguro

En la página web de la Municipalidad de Maipú se describe en qué consiste el programa Maipú Seguro. Por supuesto acompañado de una fotografía a cuerpo completo de la alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga:

“Preocupada de la seguridad de todos los habitantes de la comuna, la Alcaldesa Cathy Barriga implementó Maipú Seguro….  Una de (estas acciones) son los móviles de seguridad que se complementan con las 18 camionetas que circulan por los 21 barrios de nuestra comuna. Junto a ello,  se cuenta el innovador proyecto de postes inteligentes, los que cuentan con botón de pánico, cámara de televisión, Wi Fi, función de reconocimiento facial, iluminación led y se encuentran conectados a Carabineros, PDI y una central de Maipú Seguro”.

Justamente, Samuel fue destinado en una de sus últimas labores a operar los famosos “postes inteligentes”. Sobre su funcionamiento es categórico:

“Los postes inteligentes sirven como citófonos para que los niños pregunten la clave de WIFI. En realidad, estos postes usados correctamente tienen el propósito de servir como botones de pánico y una tecnología que permite apuntar con la cámara a la persona que lo activa, para registrar lo que está pasando”. 

Samuel llegó a trabajar a la Municipalidad de Maipú el 21 de enero pasadoy reconoce que pudo haber postulado a otra municipalidad, pero conocía de cerca el aspecto territorial, social, económico y delincuencial de la comuna. 

Su objetivo era ser un aporte desde su experiencia. Pasa un mes, y se da cuenta que el asunto de las cámaras no va bien, que hay cosas que no funcionan. Samuel nos explica:

“Este tipo de cámaras para televigilancia tienen la capacidad de girar en 360º.  Además tienen un protector, el cual se ensucia. Observo entonces que los protectores de las cámaras están sucios, que hay demasiados árboles y no han sido debidamente cortados debido al follaje. Hice presente todos aspectos sin ser tomado en cuenta”.

A partir de esta pasividad de sus superiores, Samuel empieza a tener dudas sobre el funcionamiento de la unidad, acostumbrado a un mayor rigor en la gestión de la seguridad. 

Otro aspecto que nos señala Samuel, es que -hasta donde logró averiguar- ninguno de los funcionarios que trabajan en la unidad tiene el curso de OS10, el cual es un requisito imprescindible en el ámbito de la seguridad, tanto en supermercados u otras instancias privadas. 

Quizás a modo de anécdota, tambień nos cuenta que vecinos le hacían ver la dificultad para diferenciar al equipo de Maipú Seguro de otros funcionarios, como Aseo y Ornato, pues los “chaquetas amarillas” (como nos señala una fuente dentro de Carabineros se conoce a los funcionarios en la jerga policial) visten igual que el resto de los demás funcionarios.  Esto que parece una obviedad, es decir, que agentes de seguridad o emergencia se diferencien en su vestimenta del resto de la comunidad es algo que nadie en Maipú Seguro pensó.

La suma de estos detalles hace pensar al menos que pueda existir una falta de competencia por parte de quienes dirigen este programa. Al revisar en Transparencia Activa, vemos la preparación y sueldo de su director, Santiago Cantarutti, quien solo registra licencia de 4to medio y un sueldo bruto de $2.256.954 al mes.. El sitio web no hace mención a posibles estudios o capacitaciones adicionales. 

Mismo caso aplica para la coordinadora del área, Loreto Rivera Gómez, quien aparece en transparencia como “profesora de educación básica” en labores de “mejoramiento administrativo, gestión de procesos, recepción y propuesta de documentación, derivación de casos y consultas”; una glosa genérica, normalmente usada para personas de la que la municipalidad dispone para distintos fines. Una pregunta pertinente, que a menudos varios se hacen es ¿qué competencias puede tener una profesora de educación básica para dirigir un departamento de seguridad comunal?. Y es que en la práctica, Rivera es quien manda en el departamento y Canterutti, a quien le corresponde el cargo, sólo lo ejecuta de manera nominal.

La reunión de «expertos» en Maipú Seguro

Luego de varias semanas trabajando y observando estas “desprolijidades” o falta de conocimiento del tema, ocurre una reunión donde se invita a todo el equipo a conversar. 

A cargo de esta reunión estaba la encargada del programa, Loreto Rivera Gómez, quien es de profesión profesora.

Para Samuel la reunión era una oportunidad de poner en común todas las falencias que había detectado, con el fin de hacer bien el trabajo. “En la reunión tomé la palabra para tratar de explicar lo que creía se podía mejorar”, nos comenta. Sin embargo su tono de voz fuerte y resoluto, y el decir las cosas como son, al parecer no cayeron bien. “Dije que algunos vecinos nos llamaban inseguridad ciudadana y uno de los presentes al parecer se molestó y me preguntó por mi experiencia en seguridad. Le expliqué -humildemente- que había sido 30 años carabinero y que había terminado tres diplomados: uno de supervisor en seguridad, otro para jefatura y uno de administración en seguridad”. 

La reunión siguió avanzando, sin embargo la visión de Samuel generaba -a su juicio- cierta incomodidad. 

Y es que Samuel nos explica que “Maipú Seguro” funciona con equipos de radio operadores, conductores de vehículos amarillos y los que están a cargo de las operaciones de las cámaras. Por ejemplo el sistema de seguridad SOSAFE, es contestado por algunas de las tres o cuatro señoritas que atienden el teléfono. 

Le preguntamos a Samuel como se maneja un procedimiento. Y nos explica que “por ejemplo, el SOSAFE lo contesta el que está de turno de operadores. Ellas comunican dependiendo del área. Si es de la 52 comisaría llaman al operador de la 52 para que el operador de cámara de la 52 les indique a carabineros que está pasando algo, para que carabineros derive un móvil al lugar” 

Sin duda un procedimiento largo, donde se pueden perder valiosos minutos. En la reunión de Maipú Seguro, Samuel planteó desde su experiencia que (como Maipú Seguro) “No estamos haciendo el trabajo que debemos hacer”. Esto pues a su juicio los conductores que andan en las camionetas, solicitan la presencia policial, en ocasiones “por puras leseras”. Ante la aseveración realizada, dice que todos lo quedaron mirando. Por ello, ahondó en el punto. “Expliqué que si tu llamas a carabineros para desviarlos de un procedimiento, todos los procedimientos son importantes, pero si los carabineros están en un accidente de tránsito y está llamando el operador municipal para  un procedimiento de ruidos molestos, donde fácilmente el señor de la camioneta amarilla, puede bajar, hablar con el ciudadano y decirle señor mire sabe que hay ruido molesto, están reclamando los vecinos. ¿Uste seria tan amable de bajar el volumen?. El señor puede que le diga que no, perfecto, muchas gracias y ahí llama a Carabineros”

Incluso Samuel planteó que no era mala idea, en el ejemplo de los ruidos molestos, que si el vecino no accedía a bajar el volumen, el funcionario de Maipú Seguro, cursara un parte municipal, como inspector municipal. Todo con el fin de descongestionar a Carabineros, y hacer que Maipú Seguro funcionara de mejor manera.

La reunión, cuenta Samuel, siguió con algunos casos. Por ejemplo, un conductor de camioneta municipal reclamó pues encontró vehículos mal estacionados afuera de un domicilio y llamó a carabineros para que cursaran el parte. 

Samuel volvió a tomar la palabra: “Por supuesto que no van a ir, les digo. Porque están en otro procedimiento de mayor envergadura. ¿Por qué Maipú Seguro no le cursa una infracción como inspector por mal estacionado?. La respuesta fue la misma “no hacemos eso porque no somos inspectores”. La respuesta de Samuel -de seguro- generó incomodidad: “viejo, entonces qué estamos haciendo acá. Están solamente paseando las camionetas”. 

La visión de Samuel no es antojadiza. Le tocó trabajar en la otra vereda. La del Carabinero. Recuerda por ejemplo que Seguridad Ciudadana nace como departamento “en la gestión del ex alcalde Undurraga”. Y en ese momento, él también estuvo a cargo de las cámaras. Sobre esos años recuerda que el trabajo entre la policía y el departamento municipal de seguridad ciudadana “era fluido el trabajo con Undurraga. Yo reconozco todos los cuadrantes de Maipú que corresponden a la 25 comisaría. En ese tiempo los cuadrantes eran un carro policial con su agente policial más un carro de seguridad ciudadana con un policía arriba para trabajar la seguridad. Ahorrabamos bencina, habíamos tenido muchos índices delincuenciales que habíamos bajado. Había mucho contacto con la comunidad, con las juntas de vecinos. Habían muchos lugares que de una u otra forma donde carabineros junto a los agentes municipales hicieron cosas para bajar la delincuencia”

La reunión avanzaba y la profesora a cargo de la seguridad no decía mucho. Quien hablaba a nombre de las jefaturas era Luis Chamorro, quien partió como conductor en Seguridad Ciudadana, y luego fue inspector Municipal. Hoy detenta el cargo de Coordinador Logístico.

Samuel comenta que Chamorro le terminó pidiendo que por favor parara con los comentarios. 

“Encontré que estaba mal gastando mi tiempo. Así que decidí parar”, dice. Además comenta que Chamorro al término de la reunión se le acercó pidiéndole “no aserrucharle el piso”.  Samuel cuenta la historia en medio de una risa, pues explica “nunca fue mi intención aserrucharle el piso a nadie. Sólo quería que las cosas funcionaran”. 

Dos días después de esa reunión lo citaron a hablar con Loreto Rivera. En su interior Samuel -quizás- pensó que querrían que ahondara en sus críticas para hacer las mejoras que se necesitan. Pero no fue nada de eso. “Me preguntó porque yo seguía avalando a carabineros, si yo ya no era carabinero”. 

Samuel reconoce que su respuesta tal vez no fue del gusto de la profesora, pues asegura haberle dicho “porque voy a morir siendo carabineros, pues cuando me muera me van a enterrar con honores de Carabinero”. 

– Apagaste el incendio con bencina 

“Si, es que soy honrado para decir las cosas. Aunque ella me insistió en que yo ahora trabajaba para el municipio. Yo le dije que si ella tuviera en sus manos mi curriculum, pues me está llamando para llamarme la atención, usted vería quién soy, qué sé para poder conversar bien conmigo”. 

La reunión con su superiora, y tal vez lo directo de Samuel tuvo consecuencias. “Me pusieron a trabajar escondido. Me fondearon. Al parecer iba a resultar peligroso. Y me pusieron en un lugar de la dirección de prevención y seguridad. Me pusieron al lado de donde se hace el concejo. Ahí hay dos pantallas grandes divididas en 4. Ahí se manejan los postes inteligentes”.

  • ¿Y funcionan los postes inteligentes?
  • No. Llegué a trabajar ahí y traté de que me explicaran como era el trabajo. 

Samuel explica que le dijeron las ubicaciones de los postes inteligentes. Y nos aclara que “lo que hace inteligente al poste es un gran botón rojo, como de un signo pare y que al oprimirlo, la cámara gira y te enfoca y al mismo tiempo a través de un software que debería estar instalado, yo te hablo y te digo señor cuál es su problema. La persona levanta la cabeza y evidentemente me vas a ver y vas a hablar, señor me pasa esto, y yo ahí gestiono. Esa es la función del poste inteligente”. 

Sin embargo Samuel explica que “como no funcionó nunca, hicieron una adaptación chilensis, lo transformaron en un citófono (se ríe). Hay un citófono, hay una cámara chiquitita que se adaptó y de ahí puedes hablar. Y el operador del poste inteligente te ve en una tablet pequeñita. Entonces ahí es como si me llamaras por teléfono. Normalmente los niños lo usan para pedir la clave del wifi”

  • ¿Me estás bromeando?
  • No. De 24 llamadas al día, 23 son para la clave del wifi.

Samuel cuenta que comenzó a aprender sobre la marcha el trabajo, pues “nunca tuve una capacitación”. Su jefa era Patricia Montenegro, quien está a cargo de las cámaras de la 25 y 52 comisarías, además de los postes inteligentes.

Durante la entrevista Samuel pasa de la risa irónica a la rabia. Comenta que al parecer hubo un robo en las dependencias donde él trabajaba y que se comenzó a hablar que llegarían más cámaras. El siempre asumió que serían cámaras que vendrían a reforzar el departamento de televigilancia en la plaza. Sin embargo cuenta, se sorprendió cuando supo que “esas cámaras venían para vigilar a los trabajadores de la Dirección de Prevención y Seguridad Municipal (DIPRESEC). Entonces las cámaras venían a enfocar el portón celeste, el estacionamiento de las motitos chicas”. 

Muñoz explica que existen otras cámaras dentro de la municipalidad, para custodiar estacionamientos e incluso la alcaldía. Según su visión “desde el punto de vista de la seguridad, eso está bien. Pero directa o indirectamente, es para ver el personal. De hecho una cámara me apuntaba a mi”. 

El exUniformado dice que “en el departamento también trabajan mujeres, y esas cámaras apuntándonos son invasivas. Es un ojito curioso, que a mi me causó sospecha. Cuando llegaron a instalar la cámara, yo pregunté ¿por qué están poniendo esa cámara ahí?”. 

Como respuesta a la decisión de instalar una cámara que vigilara a quien manejaba las cámaras, le dijeron que era para evitar una situación como la que pasó en El Quisco, donde se filtró un video de una mujer en una relación extramarital. Video que llegó al marido y que terminó con una demanda de la afectada en contra del Municipio.

Samuel sostiene que le dijo al instalador “pero eso que estás instalando es un domo, es decir que puede girar 360. Si fuera unidireccional, te creo”. A juicio del exFuncionario de Carabineros, su privacidad se veía invadida. Después de todo, los turnos son de ocho horas, y el sentir que una cámara te está apuntando de forma constante, no es plácido. Por ello se acercó a Tito Albornoz, quien es representante del sindicato a honorarios, el que le aseguró que solucionarían la situación. Samuel, comenta que esto fue en abril. “Al día de hoy, la cámara sigue ahí”, comenta. 

En todo el tiempo que estuvo “castigado” en las depedencias de los postes inteligentes, Samuel pensaba en todo lo que se podía mejorar en cuanto a prevenir los delitos. Por ese entonces la alcaldesa comenzó a entrar a los concejos municipales, haciendo uso de las dependencias de Prevención del Delito y Samuel, nos cuenta, que un día se la encontró de frente. “Ella me saludó amablemente y me preguntó donde yo trabajaba. Le comenté que estaba en el tema de los postes inteligentes y me preguntó que cómo iba eso. Yo le contesté que no muy bien y le dije que me gustaría juntarme con ella para presentarle propuestas en cuanto a seguridad ciudadana. Ella me dijo que nos juntáramos, pero que pidiera la audiencia por ley del lobbie”.

Samuel comenta que ese mismo día  Rivera Gómez lo increpó por haberse acercado a la alcaldesa. Su enojo radicaba en que él había mencionado que quería presentar un proyecto. “¿Porque trabajo en cámaras no tengo derecho a hablar con alcaldesa?”, recuerda que respondió Samuel. Ese mismo día Muñoz piensa, selló su salida.

Loreto Rivera lo envió de vuelta a la oficina en la 25 comisaría, aunque llegó con restricciones. “Me pidieron que no ocupara la radio para comunicarme, pues mi tono de voz les molestaba”. 

Y es que Samuel habla fuerte. Pero también introduce un matiz. Y es que cuando te comunicas por radio, y estás en medio de un procedimiento, las cosas se deben hacer rápido.

La entrevista continúa, y Samuel Muñoz nos entrega datos sobre el equipo delta, que son funcionarios “chaquetas amarillas” que se desenvuelven en pleno centro de la comuna y que resguardan a la alcaldesa. 

Esos datos y otros, que comprueban la pésima gestión en materia de seguridad ciudadana en Maipú, los publicaremos en la próxima entrega de esta serie de reportajes. 

About the Author

Nicolás Aravena (Maipú, Santiago de Chile, 6 de Agosto de 1983) es papá de 4 retoños (Luna, Maite, Ema y Facundo). Desde el año 2004, ha creado diversos medios de comunicación local en Maipú, Pudahuel, Peñalolén, Cerrillos y Cerro Navia, en formatos web e impreso. También ha participado en programas de radio, tales como “El Péndulo” y “La Cultura del Café”.

Fanático de las redes sociales, la fotografía y el diseño, ha vivido toda su vida en Maipú. Hoy divide su tiempo entre www.lavozdemaipu.cl, y Mono Manco, su agencia de Publicidad.

Fumador compulsivo, psicótico tratado y bebedor ocasional, se autodefine como "un tipo que hace lo que le place. No hay más. Tampoco menos"