Tomás Guevara: “Llegó la hora de regular los abusos”

Las noticias en tu mail



Te enviaremos -todos los fines de semana- un resumen con las noticias más importantes de la comuna. 

Tus datos están a salvo con nosotros, odiamos el spam igual que tu. Puedes leer nuestra política de privacidad.

 

Compartir

Con el afán de fomentar la descentralización de nuestro país y disminuir las inequidades sociales, el candidato independiente por RN, Tomás Guevara, ha iniciado su candidatura a la convención constituyente.

Las ganas de aportar en la construcción de un Chile más justo fue el impulso que lo hizo levantarse del escritorio, suspender el trabajo y enfocarse de lleno en la candidatura a constituyente. Se trata de Tomás Guevara, abogado de 26 años de la Universidad Católica, especialista en derecho ambiental y ex director ejecutivo de Sembrar Futuro, fundación que apoya con proyectos educativos a niños, niñas y adolescentes del Sename.

Es representante del Distrito 8, que además de Maipú, incluye las comunas de Cerrillos, Estación Central, Pudahuel, Quilicura, Lampa, Colina y Til Til. Un territorio que ya figuraba en el currículum del abogado, pues ejerció su profesión en la Corporación de Asistencia Judicial en Colina y desarrolló una serie de actividades sociales para los vecinos de las poblaciones Patricio Mekis y Pedro Aguirre Cerda en Estación Central.

Luego de un extenso trabajo territorial, que realiza a diario con el fin de comprender de fondo las problemáticas del distrito, Tomás Guevara conversó con La Voz de Maipú para hablar sobre sus propuestas y la perspectiva que le dará a la convención constituyente.

¿Por qué decidiste participar en este proceso?

Porque soy un convencido de que se requiere un cambio, no solamente de rostros, sino también de ideas. Necesitamos renovación, convicciones y personas con la capacidad de llegar a acuerdos a través del diálogo.

Desde lo profesional, creo que puedo aportar con mi experiencia en el trabajo social y en el derecho. Además, tengo la real disposición de escuchar a mis vecinos, porque esto no se trata de mí, sino de encausar de la mejor manera los sueños, proyectos y anhelos de las chilenas y chilenos. Por eso estoy diariamente en la calle, escuchando a los maipucinos y a todos los vecinos del distrito. Es elemental representarlos a ellos.

Es más, desde el inicio de mi campaña he estado realizando conversatorios ciudadanos, donde el foco ha sido escuchar y representar a la gente del distrito. Firmé un compromiso aclarando que seguiré haciendo esta labor hasta el final del período de elecciones y lo que dure la convención. 

¿Qué es lo más importante de cambiar en la nueva Constitución?

Lo primero es emparejar la cancha de oportunidades, que no existan ciudadanos de primera y segunda categoría. La inversión per cápita para los habitantes de Maipú es cercana a $230 mil pesos, mientras que el de Las Condes es de $1.130.000. Es un escándalo que los vecinos del sector oriente reciban cuatro veces más recursos que la gente del Distrito 8. Es urgente que el Gobierno Central reparta los recursos de manera más equitativa, potenciando a los municipios que más lo necesitan.

Luego las pensiones. Debemos consagrar que la Pensión Básica Solidaria sea sobre la línea de la pobreza. Los adultos mayores lo han dado todo por nuestro país y ahora corresponde devolverles la mano, no es por solidaridad, se trata de justicia. Un adulto mayor no puede vivir con $158.000. Además, la crianza de los hijos y el cuidado de adultos mayores o familiares con discapacidad no pueden considerarse como lagunas previsionales, al contrario, esos períodos de tiempo deben ser contabilizados al momento de la retribución.

Finalmente, el derecho a la vivienda. La casa propia no debe ser un sueño, sino un derecho. Hay que avanzar en soluciones habitacionales y regular de forma urgente los intereses en los créditos hipotecarios. ¡Hoy los chilenos pagan tres veces el precio de su casa! Llegó la hora de regular este abuso. 

¿Qué problemáticas de Maipú podrían ser abarcadas a nivel Constitucional?

Vuelvo al emparejamiento de la cancha. Los vecinos de la comuna me hablan con mucha frustración acerca del cambio que han sufrido sus barrios. Llegaron con el sueño de formar una familia y desarrollar su vida ahí y ahora se sienten amenazados gran parte del tiempo.

Si le entregáramos más recursos a Maipú y a comunas como Estación Central o Pudahuel, su administración podría brindarles una mejor cobertura policial, controlando también el incremento del narcotráfico, que es un cáncer para la población.

Otro aspecto importante es la creación del ombudsman, un término anglosajón para describir al defensor del pueblo. Es una entidad fiscalizadora que vela por el correcto desempeño de los organismos y figuras públicas.

Por ejemplo, el ombudsman podría interferir en el desorden que generan los vendedores ambulantes en la Plaza de Maipú, exigiéndole al municipio que ejecuten su labor de manera resolutiva para controlar esta problemática.

Este personaje también podría intervenir en la corrupción política a nivel país, es un punto que tenemos que abordar en la nueva Constitución.

¿Qué ha sido lo más difícil de enfrentar en este proceso?

Al conversar con los vecinos en busca de soluciones o alternativas para enfrentar las problemáticas territoriales, he tenido una gran recepción, sin embargo, al decir que soy candidato, inmediatamente aparecen las desconfianzas. Es una lástima, pero hace mucho sentido, pues se trata de un mecanismo de defensa frente a las malas prácticas y promesas incumplidas de los políticos.

El desafío consiste en proponer otra forma de hacer política; con participación ciudadana, donde los vecinos sean escuchados y sus sueños puedan plasmarse en la nueva Constitución. Los jóvenes debemos hacernos parte de este proceso, para sanar las desconfianzas y construir un Chile más justo, con una mirada de futuro.

Por último, ¿qué invitación le dejas a los lectores?

Los invito a participar de este proceso, el Chile del futuro lo hacemos entre todos. El rol de los candidatos es plasmar los sueños y anhelos de las chilenas y chilenos en esta nueva Constitución. Para eso, necesitamos que participen de los conversatorios ciudadanos y que nos den la oportunidad de escucharlos.  

Los invito a informarse para votar de forma consciente, pues tenemos una gran oportunidad para mejorar nuestra calidad de vida. Y a confiar en gente nueva, abierta al diálogo, con ideas claras y renovadas.

Recomendamos