martes, mayo 17, 2022

Brigada Ramona Parra Maipú: «Embellecer el espacio con la comunidad, para la comunidad»

Las brigadas muralistas se han constituido como grupos organizados, algunas por partidos políticos, que se han dedicado a intervenir los muros y distintos espacios de la ciudad plasmando coloridos e ideas relacionadas a propaganda política.

Durante 1963 proliferaron varias de ellas en Chile, las cuales promovían candidaturas como la Salvador Allende o Eduardo Frei Montalva. Más tarde, durante el Golpe Militar muchas desaparecieron.

Una de las brigadas más reconocidas desde ese entonces ha sido la Brigada Ramona Parra, la cual se forjó dentro de la lucha política y lleva ese nombre en honor a una joven militante del Partido Comunista de Chile, asesinada en 1946 en la masacre de la Plaza Bulnes en Santiago.

Hoy, la Brigada Ramona Parra está constituida por pobladores, estudiantes, profesionales, y por quién quiera participar de ella, sin importar si cuentan con habilidades artísticas, conservando la composición de sus raíces. Esta brigada fue una de las que tuvo que desarticularse debido a la persecución política de la época.

Sin embargo, ese no fue el punto final, ya que los pobladores han vuelto a articularla en la actualidad y continúan realizando una labor de expresión y lucha social.

En el caso de la Brigada Ramona Parra Maipú no se dedican derechamente a la propaganda política como lo fue en sus inicios, sino que, en conjunto con la comunidad, plasman mensajes que los pobladores quieren entregar a la comunidad, como la dignidad, la justicia social, el feminismo, entre otros, según explican.

Brigada Ramona Parra Maipú: “embellecer el espacio con la comunidad, para la comunidad”

La Brigada Ramona Parra Maipú se retomó en mayo del 2019, previamente al estallido social y comenzó en este nuevo inicio conformándose con jóvenes de las Juventudes Comunistas, y más tarde con pobladores o con quién quiera formar parte sin tener esa carga militante, personas independientes o de movimientos sociales.

La brigada se ha formado en distintas comunas, no obstante, aún no se ha articulado en comunas como Pudahuel o Peñaflor, lugares donde la Brigada Ramona Parra Maipú ha ido a realizar intervenciones.

Cuando comenzó el estallido social, aumentó el número de brigadistas que querían participar en la confección de murales con mensajes sociales, lo que les permitió llevar a cabo, inclusive dos murales por día con alta participación.

Al momento de que el estallido social comenzó a debilitarse, el número de brigadistas comenzó a disminuir debido a que las personas necesitaban retomar sus actividades y trabajos.

En la actualidad, el equipo en Maipú lo conforman 36 personas, las cuales tienen distintas responsabilidades. Muchos de sus brigadistas son estudiantes, trabajadores, profesionales y pobladores que en sus tiempos libres pueden dedicarse a la brigada.

“Para el estallido hubo una motivación mayor, pero también ese cansancio producido también por la pega va deteriorando, pero la mayoría de las personas que entró en el estallido ha ido manteniéndose en el tiempo solo que no tan frecuente debido a los tiempos”, explicó a La Voz, Francisca Núñez, miembro de la Brigada Ramona Parra Maipú.

“La brigada es histórica, existe hace más de 50 años y nace justamente por la necesidad de enriquecer espacios que muchas veces están botados o son basurales, entonces el sentimiento de apropiación del espacio para los vecinos es super importante, a nosotros no nos interesa hacer arte simplemente o nosotros pintar algo, si no que sea siempre con la comunidad, para la comunidad, por eso nosotros siempre invitamos gente que no sabe pintar, la mayoría de nosotros no somos profesionales del arte.

Si hay personas que tienen más afín o se dedican a eso, tenemos compañeros que están titulados en arte, pero la mayoría son personas de todas las áreas. Los diseños no son muy complejos. La estética es histórica desde esos años (60’s) y es justamente con ese fin, de que sea una estética sencilla de realizar, en que la pueda realizar un niño, un joven, un adulto, un anciano, que sea algo comunitario fácil de hacer, no con el fin de generar grandes artistas, si no que embellecer ese espacio para la comunidad con la comunidad y así poder articular tejido social”.

Francisca destaca la importancia del trabajo con los vecinos y vecinas, y las asambleas territoriales “para generar ese tejido social y que ese mural en el fondo no sea el fin, si no que sea el medio para que se puedan hacer, por ejemplo, huertos urbanos, u ollas comunes, Ahí se va generando un lazo a partir del embellecer ese espacio”.

Agrega también que muchas personas se acercan a la brigada con las ganas de querer participar, pero que aclaran que no saben pintar ni dibujar, sin embargo, para poder participar de los murales no es necesario saber de arte ni tener habilidades, ya que la mayoría de los brigadistas no las tiene.

“Lo que nos importa a nosotros es llevar este embellecimiento a las poblaciones, entrar a esos lugares que mucha gente no se atreve a entrar, que son zonas rojas donde nosotros más trabajamos porque eso es lo que nos importa: estar con esa comunidad y trabajar con esas organizaciones sociales”.

Los símbolos que plasma la comunidad en los murales

Actualmente la brigada no se rige por un partido político, pero si sus lineamientos son de izquierda, ecologista y feminista. Buscan dirigirse a las demandas sociales de las comunidades y desde esa vereda trabajan con los vecinos y vecinas. “Los mismos vecinos nos cuentan lo que quieren plasmar. En una oportunidad los vecinos nos dijeron que había mucha delincuencia en el barrio y que querían hacer lo contrario a eso: mostrar naturaleza, trabajo en comunidad, el arte, la cultura. Se va articulando a las necesidades de la gente al igual que los bocetos”.

Otras de las representaciones de los vecinos y vecinas que buscan plasmar en murales son la lucha por la vivienda digna, la lucha del agua o lo que el territorio quiera manifestar. “La idea no es que el territorio se acople a nosotros, si no que nosotros tenemos que acoplarnos a ese territorio”.

Para realizar este trabajo se hacen reuniones previas donde las personas proponen frases, consignas y la idea que se quiere transmitir en el mural. “Nos sentamos con los vecinos a pensar y después vamos juntos a pintar”.

La confección de los murales consta con un equipo de trabajo donde todos tienen distintas responsabilidades: existe un trazador que se encarga de los diseños como tal, luego están las personas que rellenan esos trazados y después se “filetea”. Esto último consiste en afinar los detalles del trabajo anterior.

“Lo más importante siempre es el trabajo con estos lugares marginados; que han sido abandonados. Ese arte y cultura se ve en los museos y ¿qué tenemos nosotros? las calles, las afueras de las juntas de vecinos o lugares que son basurales tomados por los narcos”.

No todo es muralismo

La Brigada Ramona Parra no solo se dedica a la confección de murales con la comunidad. Otras de sus labores como organización es contribuir con huertos urbanos o bibliotecas, y voluntariado de trabajo social, todo planificado con los vecinos.

“Ese es el trabajo más que solo el mural. El mural tiene que ser con los vecinos. Invitamos mucho a los niños, que se sientan con la libertad de poder hacerlo y tomar el pincel, eso es super enriquecedor, porque el arte muchas veces se ve como algo ajeno”.

De esta manera, van surgiendo distintos intereses de parte de los vecinos. y desde la brigada muchas veces se han realizado conversatorios de distintas materias. “Si algún compañero estudió leyes se puede hacer un conversatorio sobre derechos laborales, si alguien estudió ginecología se puede hacer un conversatorio sobre ginecología. La idea es poner siempre poner nuestras facultades para la comunidad, no solo hacer el mural e irnos”.

Asimismo, para el Día Internacional de la Mujer, el día anterior se realizó un mural el cual finalizó con un conversatorio sobre la violencia, ya que los mismos vecinos y vecinas quisieron expresar sus emociones en un espacio seguro que se desarrolló en un círculo de hombres y otro de mujeres y disidencias.

“Había un vecino que estuvo super agradecido porque nunca había tenido un espacio así para poder conversar sobre el machismo y sus privilegios, y también sobre las cosas que le hacen daño: ese machismo que tienes que ser fuerte, que no puedes llorar, entonces fue poner en juicio todas esas cosas que en muchas poblaciones está arraigado”.

Diseños característicos de la brigada

Los murales de la Brigada Ramona Parra pueden diferenciarse fácilmente de otros trabajos artísticos que se aprecian a las calles y muros. Para poder llevar a cabo un mural, la brigada a nivel nacional dispone de bocetos y matrices que se pueden replicar, adecuar o redefinir acorde a las necesidades que expresan los pobladores.

Una de las tipografías características de la brigada es la letra tipo “Chacón”, la cual materializa las distintas frases y consignas, muchas veces estos “chacones” están acompañados de algún dibujo o imagen que acompaña la frase representada.

“Tenemos bocetos en PDF de la brigada que vienen a nivel nacional y se despliegan en los territorios (…) a partir de los bocetos base se van haciendo distintos diseños. El trazado negro es algo bien característico que tiene la brigada en cuanto a la estética porque hace un realce a los colores.

La idea de pintar es que no se topen colores (…) la idea es que se hagan más contrastes, pero la estética y el trazado negro grueso es algo bien característico de la brigada porque también es algo que se puede ver fácil respecto a técnica, pero hace resaltar los colores, imágenes y diseños dentro del mismo dibujo”.

Autofinanciamiento y autogestión

La BRP Maipú se autofinancia: realizan rifas, completadas, venta de cuadros o desde la central de la brigada se desprenden recursos a las comunales, como el papel con el que se pintan algunos “chacones”, pero principalmente reúnen recursos a través del autofinanciamiento y autogestión.

“Cuando trabajamos con juntas de vecinos se pide si es que se puede una colaboración, pero muchas veces se están recién articulando y no tienen el dinero, pero no importa, nosotros vamos igual y suele suceder que ellos se ponen con pintura o con el almuerzo o con agua, o con lo que puedan y se va generando ese trabajo en paralelo”.

Por otro lado, para guardar todos sus implementos, la brigada dispone de una sede distrital ubicada en la Plaza de Maipú, que funciona como centro de acopio donde cuentan con tinetas, galones, papel y las herramientas que necesitan para elaborar sus murales. En ese lugar también organizan reuniones o jornadas de planificación y propaganda.

Sin embargo, si la brigada se encuentra trabajando lejos de la sede distrital, entre sus integrantes buscan la manera de poder guardar los implementos en el domicilio de quién se encuentre más cercano al lugar donde se está pintando el mural. Todo su trabajo se realiza por medio de la autogestión.

Mural en la Plaza de los Toros

Desde a la Oficina de la Juventud de la Municipalidad de Maipú, fueron contactados para elaborar un mural en la Plaza de los Toros ubicada al interior de la municipalidad en la Plaza de Maipú, donde antiguamente se realizaban corridas de toros, lugar que además, durante la dictadura militar fue un centro de tortura.

Durante el gobierno de la ex alcadesa Cathy Barriga, la Plaza de los Toros se convirtió en una pista de patinaje. Sin embargo, más tarde con la llegada del actual alcalde Tomás Vodanovic, se realizó un trabajo en conjunto con organizaciones de derechos humanos y la BRP Maipú para llevar a cabo un mural que plasmara allí la esperanza, la paz y la alegría.

“Nos desplegamos a pintar, ahí la muni nos ayudó con pinturas (…) fue bien bonito, posterior allí se puso una placa más grande conmemorativa (relacionada a los hechos allí sucedidos en dictadura).

Cuando finalizó el mural se hizo una reunión conmemorativa con personas que habían sido víctimas, también fue la compañera Carmen Hertz y otras personalidades políticas y organizaciones sociales, como la organización de Derechos Humanos de Maipú”.

“A pesar de que hubo un trabajo con personalidades políticas, nosotros nos identificamos como personas independientes como agrupación, hay personas militantes, pero la agrupación como tal no pertenece a ningún partido político”, aclararon.

Proyecciones y anhelos

La postulación a proyectos y a financiamiento son opciones que la BRP Maipú está barajando para profesionalizarse más en el lado artístico. Incluir trabajos de serigrafía para crear bolsos u otros objetos les ayudaría también a obtener más recursos vendiendo estos trabajos. También para poder tener un automóvil para transportar las pinturas e implementos.

“Antes de la dictadura, la brigada tenía un camión gigante y es genial, así puedes transportar las brochas, las pinturas, y ahora tenemos que pedir Uber o ver otras opciones. La serigrafía nos ayudaría a reunir recursos para poder tener un auto para transportar nuestras cosas, lo planteamos también en una reunión como meta a mediano plazo”.

El fruto del trabajo

Como opinión a modo personal, Francisca expresó la satisfacción que produce trabajar con la comunidad y también la rabia. “Hay lugares que siguen siendo un basural, que siguen asquerosos, que los niños no pueden salir al parque, entonces nos dan ganas de seguir trabajando y que la gente se una. También nos pasa que muchas veces somos los mismos que van al mural y es super agotador”.

De esta manera, realizan un llamado a que la gente se una a la BRP Maipú, ya que no es requisito ser mayor de edad “tenemos secundarios, personas de cuarenta años y hay una gran variedad. Nos da felicidad ver el trabajo que se está haciendo y es bonito que nos puedan reconocer por el trabajo que se ha hecho”.

“Es bonito como se van generando lazos, amistades y también el apañe. Si tu estás pasando por un mal momento también puedes contar con las personas de la brigada. Somos proletarios, pertenecemos a la misma clase, por eso nos tratamos de compañeros, compañeras y compañeres, entendemos que somos iguales y existe una fraternidad”.

Si estás interesado/a en formar parte de la Brigada Ramona Parra Maipú puedes contactarte con ellos a través de su cuenta de Instagram @brp.maipu o al correo BRP.MAIPU@gmail.com

Lee también: Expertas analizan la “ola de acoso sexual” escolar

Pamela Pérez Mendoza
Pamela Pérez Mendoza
Pamela, periodista en práctica. Oriunda de Maipú y actual vecina de Santiago. Fan de la música, el baile y el ocio. La igualdad de derechos es mi bandera de lucha.

¿Un resumen de las noticias de La Voz en tu mail todas las semanas?

Recomendamos

NewsLetter



Te enviaremos -todos los fines de semana- un resumen con las noticias más importantes de la comuna.