De política, medioambiente y amor: Claudia Vergara, Centro Ecológico Ceibo

El Centro Ecológico Ceibo está ubicado en un terreno escondido entre calles interiores de Segunda Transversal y Cuatro Álamos.

Ceibo goza de respeto dentro de la comunidad ecológica nacional. Este reconocimiento se debe en parte a sus 15 años de historia, pero sobre al carácter autónomo y autogestinado del centro

Los interesados pueden conocer el proceso de compostaje,  el tratamiento de aguas grises o la creación de ladrillos ecológicos. El centro también ofrece distintos talleres, como el de gestores ambientales para niños o clases de mapudungún. Este último recibió más de 200 interesados.

Por si fuera poco, Ceibo funciona como punto de acopio de botellas, plásticos e incluso aceite para biodiesel.

Todo esto de manera gratuita para la comunidad.

Hace 1 año y medio Claudia Vergara fue elegida como presidenta del Centro Centro Cultural, Social y del Medio Ambiente Ceibo Maipú. Junto a la directiva han dado un nuevo impulso al centro, cerrando acuerdos como el de colaboración con la carrera de ingeniería en medioambiente de Duoc Maipú y  –sobre todo– abriendo espacios a la comunidad, especialmente para los niños.

Al llegar a la sede, lo primero que notamos es el flujo de gente que llega. Unos traen donativos, otros residuos para reciclar.

Un tipo en auto llega preguntando qué pasó con el punto limpio del supermercado Líder de Pajaritos que ya no funciona. Se cerró porque ocupaba muchos estacionamientos del local, le responde uno de los socios.

Claudia no suele conceder entrevistas pero acepta conversar con La Voz tras un año de porfiada insistencia. Dice que es un buen momento para contar lo que hacen.

Nos recibe con una sonrisa mientras da indicaciones a los niños que participan en uno de los talleres.

– ¿Cómo ves el tema de los puntos limpios en Maipú?

Han habido muchos problemas con los puntos. Cuando se habló de poner el punto limpio en Las Rosas, nuestra premisa era educar porque la gente tenía un desconocimiento increíble de lo que era un punto de esa envergadura. De verdad que era un punto espectacular, tenía hasta salón de eventos, canchas de fútbol.

– ¿Qué falló?

Se mal informó a los vecinos.  El conserje de mi edificio vivía frente al futuro punto y no tenía idea qué era. Yo soy vecina de del sector y estuve en la comisión que trató el tema. La municipalidad dio todas las facilidades, incluso para cerrar los días de feria para que no hubiera congestión. Al final no resultó, y se tuvo que mover  al lado industrial de difícil acceso para la gente.

Otro punto limpio que se usaba harto es el que estaba en El Rosal. El punto reciclaba mucho, pero si tu no sabes aplastar las botellas como corresponde te van a caber muy pocas. Al final la municipalidad tuvo que traer un camión hasta animales muertos que la gente tiraba en el punto limpio.  Llevar eso a los recicladores de base  además de ser una falta de respeto presenta un problema de salubridad.

– O  sea, lo que falta es educación.

El tema medioambiental debería partir desde los colegios. Mi hijo estudia en colegio públicoñ donde se intentó hacer un jardín botánico para que los niños vieran en la práctica como mantener  plantas. El proyecto no recibió el apoyo de la municipalidad y quedó en nada.

Los niños todo lo absorben, ellos tienen la mentalidad, si le enseñas a un niño lo multiplicas por 20.  Los niños que vienen a los talleres del Ceibo hacen reciclaje e incentivan a que sus padres también lo hagan.  Llegan aquí con mínimo un ladrillo ecológico a la semana.

Por ejemplo, en los colegios se podría poner el tema ambiental en la malla curricular en el ramo de ciencias. Se puede hacer.

Marcelo, Claudia, Felipe y Dana de Ceibo

Smapa: la caja pagadora de Maipú

El sábado pasado La Voz publicó una nota con el mapa interactivo de 25 puntos críticos reportados en redes socials. Sobre todo se trata de fugas de agua que desperdician miles de litros de agua diriamente,  generando cientos de reclamos a la Superintendencia de Servicios Sanitarios y el peligro del fin de la conseción municipal.

– ¿Si Smapa fuera una persona, cuál sería su estado de salud?

Smapa ha estado peor.  No hay que olvidar que lo esto es una cola de la gestión de Undurraga (Alberto). Si bien hay un plan de inversiones atrasado, no hay abierto un expediente de caducidad,  cosa sí pasó en la gestión de Undurraga (hace una pausa para busca la fecha): el 20 de julio de 2011.

– ¿Quién se hace responsable de lo que pasa en Smapa?

Smapa no es autónoma, sus decisiones pasan por un consejo (Consejo Municipal).  Los directores de Smapa solo plantean cosas, pero las lucas y las licitaciones pasan por el consejo.  Esto pasa desde hace muchos años.

Te afectó personalmente?

Yo me metí en el agua como dueña de casa por la construcción de la planta Satélite II. Se supone estaba lista para construirse y a los vecinos se les había descontado el dinero. Esa planta nunca se construyó y cuando nos pusimos a investigar con la Junta de Vecinos de la Ciudad Satélite descubrimos que el terreno donde iba la planta se vendió a un privado.

¿Hay corrupción en Smapa?

En un seminario se planteó que Smapa es la gallina de los huevos de oro de la municipalidad. Es mucha plata.   No puede ser que destinen un promedio de $5000 millones de pesos al año a la CODEDUC.  Siempre hemos planteado que esa plata se reinvierta en Smapa y si sobra algo haya una propuesta participativa que vaya a votación.  Con esa plata, deberiamos tener unos colegios espectaculares.

Smapa también es banderita de batalla para las elecciones y se desinforma mucho. Cuando nos referimos a Smapa como empresa es incorrecto. Smapa es un servicio municipal, y los vecinos que pagamos la boleta somos como inversionistas.  O como cuando el agua sale blanca y dicen que está sucia, cuando en realidsd solo es agua que viene con aire.

¿Y los concejales?

Falta liderazgo. Soy contraria a que un concejal tenga 3 o 4 comisiones, porque no va a hacer bien la pega. Si hay un presidente de la comisión Smapa (el actual presidente es el concejal Ariel Ramos)  este debe encargarse que todo funcione bien, transparentar información a los vecinos.

Política y amor

Por circunstancias de la vida Claudia se crió en Cub. De ahí mantiene una sonrisa a todo evento, el gusto por el café y vínculos con la comunidad de médicos de ELAM (Escuela Latinoamericana de Medicina).

En ese contexto, tienen organizado un operativo médico en la Junta de Vecinos Justicia y Esperanza para este domingo 27 de julio.

Claudia además es voluntaria en la observadora de derechos humano Sutra, prestando ayuda en marchas u otras manifestaciones.

Eso sin contar el trabajo y el pololeo.

 ¿De donde sacas energí para hacer tantas cosas?

 ¿El Chileno es muy pasivo?

La gente dice que soy muy revolucionaria porque no me quedo callada. Pero si yo no voy y planteo mis problemas con quien tenga que hacerlo no lo voy a resolver. Tengo un rechazo completo a los revolucionarios de teclado.  Hay gente llenas de «me gusta» y comentarios, pero no los ves tratando de mejorar la realidad.

Para nosotros que un solo niño que viene aquí cambie su forma de ver la vida es ganancia.

¿Qué falta?

Conversar.

¿Cómo ves a la mujer chilena?

Mi mamá se quedó viuda con 4 hijos cuando yo tenia 8 años en un país extraño. Nos criaron con la actitud de seguir adelante.  Pasa cuando la mujer se separa piensa que no va a ser nadie. Las mujeres piensan que a los 40 se les acabó la vida. Tengo 47 (se ríe).  Un amigo me dijo «coño estamos vieja». Yo le respondí que yo aún subo cerros, ando en bicicleta, recorro ríos y todavía me alcanza para correr detrás de las fuerzas especiales. Una cabra de 15 años quisiera hacer todo lo que hago yo.

¿Importa la actitud?

La actitud te dan las ganas de hacer. Si te levantas positivo harás las cosas de buena. Por ejemplo, aquí en el Ceibo le pedimos a los niños que saluden con un «buenos días» y no se dicen garabatos. Todo eso se replica en la casa, en el trabajo.

¿Cómo debería ser un siguiente alcalde para Maipú?

Alguien que conozca los barrios. Hay lugares de Maipú que están muy abandonados, y no hablo solo de esta gestión.  La mayoría de las actividades se centran en la plaza y no toda la gente que viene es de Maipú.  Debe también conocer a los dirigentes para saber los problemas de cada barrio.

Por ejemplo, estamos peleando por el CESFAM de la Ciudad Satélite y El Abrazo desde el 2012. La dirigenta de la Villa San Juan tuvo que hacer guardia a la salida del MidMall para poder hablar con la alcaldesa.

¿Maipú ha renacido?

No (afirma entre risas).

En estos 15 años recordando de donde nace Ceibo.Reafirmar que la unión de la comunidad puede generar cambios a esa destrucción que nos amenaza en estos tiempos de "desarrollo". Son 15 años de trabajo que sigue vivo y con un espacio que seguirá en la batalla por las problemáticas sociales y medioambientales. Saludos a todos quienes nos apoyan en nuestra gestión. Gracias por este hermoso trabajo a Enrique Portas. ( imágenes de archivo reportaje tv).

Geplaatst door Centro Cultural,Social y del medio ambiente CEIBO MAIPU op Zaterdag 1 juni 2019