24.9 C
Maipú
domingo, abril 18, 2021
- Banner Sobre Titular -

Opinión: ¿En qué incide la Constitución en mi diario vivir?

- Banner Lateral 02 -

Tal vez te interese leer

Opinión: ¿En qué incide la Constitución en mi diario vivir? 2
Rafael Ferrada
Vecino de la Villa Versalles de Maipú. Actualmente Director de la Agrupación de Derechos Humanos y presidente la Asociación de usuarios defensores del agua de Maipú Rafael Ferrada es Abogado de la U. de Chile, con un magíster en Derecho Penal de la misma casa de estudios.
- Sobre Primer Párrafo Desktop -

Uno de los principales argumentos del rechazo es que tanto la salud, la educación, las pensiones no están en la Constitución, sino en leyes. Por eso, argumentan ellos, nuestro objetivo como país debería ser la modificación de las leyes y no de este cuerpo normativo.

Esta afirmación parte de un presupuesto errado: la Carta Fundamental no es la que debe regular en detalle y de forma minuciosa los derechos sociales o políticas públicas, sino que lo que debe realizar la Constitución es establecer principios, lineamientos y garantizar estos derechos fundamentales. De esta forma, cualquier ley que se dicte debe ser armónica y estar en sintonía con esta “Ley Superior”.

La capacidad de vetar de la actual Constitución se demuestra en diversos fallos del Tribunal Constitucional que han declarado inconstitucionales leyes que han sido avances para usted: la que prohíbe el lucro en la educación, la objeción de conciencia de las instituciones en la ley de aborto, la titularidad del sindicato para negociar colectivamente, la reforma al SERNAC, etc. Esto deja en evidencia que la Constitución es el piso sobre el cual se construye todo este sistema y lo importante que es para conseguir las demandas que ha pedido la ciudadanía.

Otro punto, es que la Constitución del 80 recoge en sus artículos el principio de subsidiariedad que, en términos prácticos, significa que los derechos sociales son regulados por el mercado a través de privados, y, donde esto no pude realizarse, interviene el Estado.

De esta forma, vemos un sistema educacional para la clase alta, que son los colegios privados, mientras que quienes no pueden pagar tienen solo acceso a los colegios subvencionados o públicos. En materia de salud, quienes pueden pagar acceden a las Isapres, mientras que la gran mayoría se encuentra en FONASA. Por último, el sistema de pensiones descansa en administradoras privadas, donde nuestro Estado solo interviene en el caso que los fondos acumulados no alcancen para una pensión mínima.

Este sistema inequitativo, injusto y desigual es resguardado por la actual Constitución. Si queremos modificar el sistema educacional, nos dicen que es inconstitucional, ya que vulnera la libertad de enseñanza. Si queremos modificar la salud por un seguro solidario, nos dicen que es inconstitucional, porque vulnera el derecho a la propiedad.

Vecinos y vecinas: estos son temas que inciden en su diario vivir, ya que de esto depende que los derechos más básicos sean reconocidos y amparados para que todos y todas los podamos exigir, y que el gobierno que usted decida, no sea vetado por minorías o por órganos que nadie eligió, como ha pasado en los últimos 30 años.

Por eso debemos aprobar. Para comenzar un nuevo camino, sin trabas ni candados que nos hagan mantenernos en la situación actual que vivimos.

- Banner Bajo Noticia -
- Banner Lateral 01 -

Más leído

- Banner Lateral 03 -

Hola 👋
¿Las noticias de La Voz en tu mail?

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada semana

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.