Gabriela del Río, comediante: “Mi sueño es llegar al Festival de Viña 2023”

Las noticias en tu mail



Te enviaremos -todos los fines de semana- un resumen con las noticias más importantes de la comuna. 

Tus datos están a salvo con nosotros, odiamos el spam igual que tu. Puedes leer nuestra política de privacidad.

 

Compartir

El pasado jueves, la actriz y comediante estrenó su tercera obra cómica, “Gaby del mar”. De la mano de un equipo interdisciplinario de trabajo, Gabriela del Río llega con un espectáculo teatral dinámico para un público transversal. La comediante presentará “Gaby del mar” en el Palermo Teatro Bar los jueves 18 y 25 de noviembre. Además, cuenta que junto a su equipo están escribiendo un nuevo trabajo con miras a internacionalizarse.

Gabriela, tu estudiaste actuación, ¿cómo llegaste a la comedia?

Uy, hace muchos años ya. Yo tengo 43. Empecé a estudiar teatro el año 2002. Fue el minuto cuando salió el reality protagonistas de la fama. Muchas escuelas de teatro se abrieron, porque era el boom del teatro. Y no era una escuela que estaba dividida, por ejemplo, en primer año, que es observación, realismo, no. El profesor llegaba y hacía lo que quería.

Entonces a mí siempre me tocó, desde primero hasta tercer año, por cosas de la vida, me tocó personajes de comedia en los exámenes finales. Siempre me daban comedia. Yo estaba enojada. Yo decía “no, yo no quiero eso. Yo quiero ser Amparo Noguera, Antonella Zegers, no sé”. Estaba como en otra onda.

Y después hice un post título en la católica, donde tuvimos también dos montajes, uno el primer semestre y otro el segundo semestre. Y los dos personajes que me tocaron también eran comedia. Y una profesora dijo una vez, porque yo no quería y mis compañeras se reían de mí, Carla Achiardi, dice: “A ver chiquillas, chiquillos. Actrices que lloran está lleno, pero actrices que hagan reír, son pocas”.

Pero ahí no me hizo sentido. Dije: “ya, lo está diciendo para que me sienta bien”. Y claro, actrices que lloran hay muchas, pero actrices que hagan reír, que una mujer haga reír, de verdad cuesta. Cuesta porque algunos dicen: «A ver ya, a ver ya, qué me va a hacer reír esta mina”. 

Bueno, al final mi escuela quebró y ahí estuve en la típica. Haciendo teatro infantil, teatro de empresas, capacitación. Después quedé sin trabajo, cuando ya estaba separada, soy una mujer separada, y ahí empecé con la comedia. Una amiga me dijo: “Gaby, ¿sabes qué?, hace stand up”. Entonces me metí a un taller con Patricio Pimienta en el año 2014 o 2015, en El Cachafaz. Terminé el taller y me tiré a los leones. 

¿Y en qué locales hacías stand up?

Primero se abrió un espacio en El Barril, que ya no existe. Era un bar que estaba en Vitacura. Y súper agresivo ir para allá, porque era una discotec. Me suena rara la palabra discotec, yo no sé si así se llaman todavía. La cosa es que fui allá y nada po´, salíamos tipo 11, 12 de la noche. Y la gente no cachaba nada po´. Aparte que no había escenario para stand up. No había luz. No había micrófonos. Nada.  

Sabes que esa fue una super buena escuela, porque íbamos directamente a la guerra. O sea, a tratar de llamar la atención de esta gente que iba a bailar, tomarse un trago, pero no a ver comedia. Hubo varios perdedores. Yo también perdí en algún minuto en ese bar.

Pero nos fue bien.

Imagen extraída de Eventrid

¿Cuáles son las temáticas que abordas en tus rutinas?

Para mí la comedia empieza a hablar un poco de las tragedias que a uno le pasan. Con lo que uno lo puede pasar mal y todo, desde ahí nace la comedia. Tragedia y tiempo, nace el humor. 

Las Torres Gemelas, por ejemplo. No puedes tirar un chiste de la tragedia de las torres al día siguiente, porque está todo muy sensible. Entonces pasa el tiempo y tu puedes hacer humor y ya la gente se puede un poco reír de esas tragedias.

Y en la forma, tengo entendido que tus presentaciones ocupan distintos recursos del teatro, ¿cómo funciona esto?

Yo tengo dos shows previos al que estoy presentando ahora. “Digna” es el primero. Era yo hablando con un micrófono y poniendo unas músicas entre medio. Después vino un show online que se llamaba “Los jueves son de Gaby” y ahora está Gaby del mar. Y como soy actriz, quisimos potenciar lo actoral.

Entonces en este show tenemos harto audiovisual. Tenemos imágenes, tenemos videos, tenemos canciones, interacción con el público, vestuario, escenografía…Es un show super completo. Yo tenía el esqueleto de este show y llamamos a varias personas. Está la dramaturga Milena Bastidas, Marcelo Muñoz; también está Stevens, que hace la gráfica; la Isa Montecinos también, que todo lo de vestuario. Es un equipo de trabajo super grande.

Somos un equipo completo. Y se nota. Se nota en el escenario. Trabajamos, por ejemplo, que cada beat no dure más de un minuto y medio. Entonces si estás en un beat y no te gustó, ya pasaste a otro. Ya te olvidaste del anterior y pasaste a otro. Es super rápido, super dinámico. La gente de verdad no se da cuenta que pasaron sesenta minutos de un show.

Gabriela del Río: Con Viña como objetivo

Hoy tienes el estreno oficial de Gaby del Mar, pero tú ya probaste esa rutina antes. ¿Cómo funcionó?

Sí, tuvimos como un pre estreno. Más que todo fue como un ensayo, ver cómo funcionaba. Ver también los tiempos de la gráfica y de la música. Y funcionó mucho. La gente se rió, participó. Se sorprende la gente cuando ve mi vestuario. Es entretenido. O sea, estuvimos dos años sin salir, entonces es super fresco y agradable ver un show así de completo en un bar, que en este caso es Palermo. Puedes llegar ahí a ver una obra de teatro con humor. 

Esta presentación en el Palermo se extiende hasta noviembre…

Sí, en noviembre tengo dos funciones. Y bueno, después hay que agendar para diciembre.  Diciembre es un mes un poco complicado, por el tema de pascua y año nuevo. Pero queremos tener funciones y la idea es buscar otros espacios también.

A mí me gustaría mucho presentar este show en un teatro. Y ahora estamos trabajando en otro guion. Todavía no tiene nombre, pero lo queremos estrenar en diciembre. Entonces me encantaría estar el próximo año, de aquí a febrero, con Digna, Gaby del mar y con el estreno que estamos preparando.

En el Palermo también presenta Felipe Avello, ¿se conocen?

Entre los comediantes nos conocemos todos. Estuve teloneando a Felipe como dos años en el Café Palermo, que ahora es Palermo Teatro Bar. Ahí trabajamos harto.

También he trabajado con Rodrigo Villegas, con Juan Pablo López. Es super heavy porque cuando yo llegué a hacer stand up, los veía como super lejanos a ellos. entonces después ser colega, es super gratificante. Me encanta eso.

¿Ves a la comedia como un proyecto de largo plazo en tu vida?

O sea, yo tengo una meta super fija. Mi sueño es llegar al Festival de Viña 2023. Sí, porque me gusta mucho la comedia, entonces hay un minuto que tienes que salir como de este anonimato, de ser emergente, si quieres dedicarte. Si quieres que la comedia sea 100% tu trabajo hay que dar ese paso. Sino cuesta mucho darse a conocer, mucho.

He tenido toda la semana show para empresas. Si llego a pisar un escenario así de grande, tendría muchos más y ya podría vivir 100% de la comedia y eso sería maravilloso. Todos los días me levanto y me gusta mucho mi vida, me gusta mucho mi trabajo. Y si pudiera dedicarme cien por ciento a la comedia, ya, gracias a Dios, al universo, a todo.

Además de tu trabajo comediante, ¿ejerces la actuación?

Sí. Hay una cosa muy rara que son los pacientes entrenados. Los ocupan para las universidades. Entonces yo hago de enferma para que me examinen alumnos de medicina, por ejemplo. También tengo otros pitutos. O sea, lo que venga. Pero sí, el porcentaje más grande es con la comedia.

¿Y no te da temor enfrentarte al festival de viña? ¿No preferirías probar primero en otros, como Olmué por ejemplo?

No. Yo creo que al final, lo que llega, uno tiene que aceptarlo nomas. Recibirlo, hacerlo con amor, hacerlo con cariño. Si es el festival de Olmué, feliz. Si es Festival de Viña, vamos. Hay que darle nomás. Las oportunidades se dan.

Pero sí, Viña es un escenario difícil, es un escenario complicado, es un gran escenario. Comediantes que han ido, no han podido superar las pifias. Yo creo que al final uno tiene que estar preparado para todo. Mira, de morbo, me van a llamar exactamente igual para eventos. Y ahí tienes que jugártela y que te vaya bien.

¿Y más a largo plazo que te gustaría hacer? ¿Te gustaría, por ejemplo, internacionalizar tu show?

Sí, por supuesto. Por ejemplo, Gaby del mar, y sobre todo la siguiente que estamos escribiendo, las pensamos así super soñado, dije vámonos a México. Qué pasaría con la próxima rutina si vamos a México. ¿Te van a entender o no?

Tengo un referente que es Franco Escamilla y justamente es mexicano. Para mí, es hilarante. Y es humor blanco, y se entiende. Es transversal. Entones esta nueva rutina la estamos pensando en eso.

Tal vez te interese leer: Carabineros de Maipú se enfrentan a «piedrazos» con vecinos de 4 Álamos

Recomendamos