«Sentí mi pantalón húmedo y al tocarme me di cuenta de que era semen»: grave denuncia de mujer que sufrió acoso en el Metro de Santiago

Constanza Reveco Montero
Constanza Reveco Montero
Periodista UC. Siempre busco hacer periodismo desde el territorio, en conexión con la comunidad y la realidad. Disfruto contar historias que revelan, visibilizan y fiscalizan. Amante de los animales y la comida.

Ayer una usuaria de Twitter compartió en la red social una desagradable y lamentable situación de acoso que vivió durante uno de sus viajes en el Metro de Santiago.

La mujer, identificada como Rocío, contó que el pasado miércoles, al salir de la estación Santa Isabel (línea 5) se dio cuenta de algo que la dejó muy afectada.

«Ayer en la tarde saliendo del metro Santa Isabel sentí mi pantalón húmedo y al tocarme me di cuenta de que era semen«, se lee en el tuit, en el que también añadió que «les pido RT para advertir especialmente a las mujeres para que tengan ojo cuando usen el @metrodesantiago o transporte público. No le deseo este mal rato a nadie».

El tuit se viralizó rápidamente, obteniendo cientos de reacciones. Esto generó que la información llegara a Metro de Santiago, entidad que le respondió la publicación para poder prestarle ayuda.

La empresa del transporte subterráneo de la capital se refirió oficialmente al grave hecho a través de un comunicado. «Hemos tratado de tomar contacto con ella con el fin de saber cómo se encuentra, poder tener más antecedentes con el fin de acotar la revisión que estamos realizando de nuestras cámaras de seguridad y para ofrecerle ayuda con respecto de la asesoría legal gratuita que contamos ante este tipo de circunstancias», se lee al inicio del documento.

«Es importante recordar que en Metro tenemos un canal especializado, el número 1488, para denuncias de acoso. Este canal nos permite activar de manera más rápida los procedimientos para casos de acoso sexual, ya que los operadores también están en nuestro centro de control de manera permanente durante todo el horario de servicio».

En el texto se detalla que «este equipo de operadores está capacitado por parte de la PDI y del Ministerio de la Mujer, y cuentan con las herramientas para ofrecer contención y apoyo a las personas afectadas, en técnicas de contención de víctimas para identificar los distintos tipos de eventos relacionados a la clasificación de situaciones de acoso sexual, permitiéndole una correcta derivación y contención a la víctima mientras se activan los recursos de apoyo».

Además, señalaron que mantienen «coordinación permanente con Carabineros, que tiene presencia fija en nuestro centro de control, y al monitoreo de toda la red a través de las más de cinco mil cámaras con las que cuenta nuestro circuito».

Finalmente, Metro de Santiago hizo un llamado a «realizar las denuncias de casos de acoso callejero en Carabineros, ya que de esa manera podemos además activar el apoyo legal gratuito ante este tipo de situaciones». Sin embargo, el testimonio de muchas mujeres es que prefieren no hacer la denuncia por lo tedioso del proceso y lo poco que se logra en varias ocasiones.

Vagones de metro exclusivos para mujeres

La situación que vivió la usuaria volvió a abrir el debate que ha estado presente las últimas semanas sobre la posibilidad de que se habiliten vagones exclusivamente para mujeres.

Lo anterior, con el objetivo de evitar este tipo de episodios de acoso sexual que afectan día a día a las mujeres y niñas.

Estos espacios segregados en el transporte subterráneo es una medida que ya se utiliza hace años en países como México, Japón, Brasil, India y Malasia.

Hace algunas semanas, el gobernador Claudio Orrego, representantes del Metro de Santiago, la ministra de la mujer, Antonia Orellana, y dirigentas estudiantiles plantearon el primer plan en contra acoso sexual en el transporte público.

Si bien ese plan no contempla los vagones exclusivos para el sexo femenino, Orrego aseguró en conversación con Radio Bío Bío que «hay que estudiarlo. No se puede cerrar a priori a una cosa que las mismas dirigentas estudiantiles están planteando porque se sienten inseguras».

Esta idea ya se había planteado en 2018 por un grupo de diputadas y diputados. En esa ocasión, la entonces ministra de la Mujer y la EG, Isabel Plá, señaló que la propuesta no contaba con el apoyo del gobierno porque no resolvía la violencia.

La actual ministra de la Mujer y la EQ, Antonia Orellana, tiene una mirada similar al respecto.

Lee también: Cadena perpetua para Fabián Cáceres por asesinato de su expareja y su madre en Maipú

Contenido Relacionado

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Recién publicado