Los 51 años de la Villa Phillips: Porque el barrio es más que un montón de casas juntas

Las noticias en tu mail



Te enviaremos -todos los fines de semana- un resumen con las noticias más importantes de la comuna. 

Tus datos están a salvo con nosotros, odiamos el spam igual que tu. Puedes leer nuestra política de privacidad.

 

Compartir

El intenso sol y calor de la tarde del sábado 30 de octubre no bajó los ánimos de los vecinos y vecinas de Villa Phillips que celebraron su aniversario 51.

Es que el sol dejaba dado vuelta a cualquiera, pero no a los vecinos de la Villa Phillips que habían organizado cuidadosamente cada detalle de la celebración número 51 de su querida vecindad.

No faltó la bebida, el queque, ni la empana, ni mucho menos el niño revoltoso en la celebración, que reunió los recuerdos y testimonios de quienes construyeron la Villa Phillips a pulso, porque al igual que muchos sectores de nuestra comuna: «todo esto era puro potrero».

«Cuando comenzó la villa esto era una calle no más, lo otro era potrero. En esa época -hace 51 años atrás- estaban solamente las casas, adentro no tenían puertas, tampoco panderetas. Había un establo. Nos cuentan los vecinos de más edad, que colgaban la ropa y pasaban las vacas llevándose las sábanas de todos los vecinos, que parecían fantasmas», nos relata entre risas Horacio Ahumada, vecino de la Villa Phillips.

En la misma calle que nos gráfica a través de su relato Horacio, la tarde del sábado convocó a los abuelos y abuelas fundadores, hoy, con sus hijos adultos y disfrutando de la bendición de nietos, bisnietos y al único tataranieto de la villa.

Junto a ellos, bajo el toldo que los resguardaba del calor, llegó a acompañarlos el alcalde Tomás Vodanovic, quien saludó destacando características representativas de la Villa Phillips «vivir esta vida barrio y el cariño no se tiene que perder. Estoy muy contento y muy honrado de estar hoy en día compartiendo con los vecinos y vecinas», afirmó.

Vodanovic celebró que la Villa Phillips mantenga el espíritu del barrio y reflexionó sobre la vida antigua, donde los problemas eran colectivos y no individuales. El alcalde estuvo acompañado de Pablo Flores, Director de DIDECO.

Villa Phillips: Un acto de memoria colectiva

Villa Phillips

Con la calle El Canelo cerrada para el tránsito vehicular, Danilo Ahumada, emblemático vecino del barrio animó un acto repleto de cosas extrañas. Es que hoy por hoy no es normal ver a las personas fuera de sus casas, sentadas bajo toldos, recordando los orígenes de un barrio al que quieren.

Durante la jornada se proyectaron fotos de estos 51 años y de distintas familias que son parte de la Villa Phillips, entre todos los vecinos y vecinas presentes iban descifrando los rostros y comentando distintas anécdotas. Un trabajo de memoria e identidad que tiene el barrio, que genera pertenencia y comunidad.

A viva voz y con fotos aportadas por las vecinas y vecinos, recordaban a aquellos que alguna vez se disfrazaron de viejos pascueros, o el nombre de los perros emblemáticos. «El pillín, el Terrie» entre otros, fueron rememorados.

Incluso recordaron los jardines más bonitos, o quien fue la primera persona en tener un televisor a color en la villa.

Paralelo a ello y a unos pocos metros, justo en la intersección de la Calle El Canelo con Segunda Transversal, se realizaba un mural que plasmará la identidad de la Villa Phillips, esa que representa comunidad y vecindad, que da vida al barrio.

«El trabajo de la gente que fue muchísimo. Hizo que la Villa Phillips fuese creciendo en infraestructura, pero también creciendo en amor. Siempre los vecinos propiciaron a que nos juntásemos. Se cerraba la calle, no pedíamos permiso porque esto era un pueblo. Celebrábamos los 21 de Mayo; los 5 De Abril, que antes eran feriados en Maipú; los 18 de Septiembre y las navidades. Siempre con una vida de comunidad, una vida de familia», nos termina diciendo Horacio.

Tal vez te interesa leer: [Video] Una Leona: Bailarina maipucina enfrenta a su acosador y efectúa denuncia

Recomendamos