Maipú en alerta por instalación de nueva Planta de Aguas Servidas en La Farfana

Bárbara Espinoza Calixto
Bárbara Espinoza Calixto
Directora / Editora en La Voz de Maipú . Periodista UC. Con una marcada vocación social, espero cumplir con el rol fiscalizador y el derecho a la información que se espera de un periodismo responsable y ético.

El pasado 21 de julio, la empresa Aguas Santiago Norte S.A. ingresó una Declaración de Impacto (DIA) ante el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) para conseguir la correspondiente autorización del ente y construir la «Planta de Tratamiento de Aguas Servidas Santa María», la cual estaría ubicada en Camino La Farfana s/n, lado sur. Parcela Las Encinas 1.259 m al interior, en la comuna de Maipú.

De acuerdo con la descripción, el proyecto consiste en «la construcción y operación de una planta de tratamiento de aguas servidas mediante un pretratamiento de eliminación de sólidos y grasas, homogenización, tratamiento biológico», que serviría una población de 16.473 habitantes del sector Santa María y cuya inversión se estima en US$ 1.500.000 ($1.181 millones aproximadamente).

escala-proyecto-planta-de-aguas-servidas
«Planta de Tratamiento de Aguas Servidas Santa María».

Cabe recordar que esta situación se enmarca en la construcción de un mega proyecto inmobiliario en el sector donde SMAPA no pidió la concesión del paño para ofrecer el servicio público sanitario, cediéndole el puesto a la única solicitud realizada por Aguas Santiago Norte a la Superintendencia de Servicios Sanitarios, tal como lo publicó La Voz en febrero del año pasado con documentos de acceso exclusivo.

Por ese entonces, ya se preveía la situación «que prometía sacar ronchas» a la comunidad de La Farfana con el asunto de una nueva planta de aguas servidas que se sumaría a la ya existente administrada por Aguas Andinas y que no es ni más ni menos que una de las más grandes de américa latina.

Declaración y no Estudio de Impacto

Según lo estipulado por el SEA, hay dos formas en las que una empresa puede presentar un proyecto para que sea evaluado por el ente supervisor: la Declaración (DIA) o el Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

Este último se requiere toda vez que el proyecto en cuestión presente algunos efectos sobre una comunidad determinada, como riesgos para la salud, alteración significativa de sistemas de vida, localización en recursos o áreas protegidas, entre otros contemplados en el artículo 11 de la Ley 19.300.

Pero la gran diferencia entre uno y otro tiene que ver con la participación ciudadana, ya que en el caso del Estudio se establece la obligación para la compañía no solo de informar a la comunidad, sino que abrir la posibilidad para que esta pueda formular observaciones que podrían influir en la calificación y, eventualmente, en su aprobación o rechazo.

Y este es el paso que intenta saltarse la empresa al presentar únicamente una DIA, algo que, aunque de momento fue aceptado por el Servicio y se mantiene en trámite de «Calificación», ya ha estado generando alertas en la comunidad.

«Creo que hay que encender las luces amarillas e iniciar un proceso de movilización anticipada que evite la instalación de esta planta en dicho lugar, que ya sufrió ambientalmente los efecto de la planta de tratamiento La Farfana. Estas empresas al conocer las materias, ingresan una DECLARACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL (DIA) y no un ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL (EIA) que es lo que corresponde, pues la opinión de los vecinos es necesaria, pues afectará zonas pobladas el proyecto»,

Asimismo, en distintos pasado 5 de agosto en Tele13.

Los afectados han denunciado que tampoco hubo participación ciudadana en su momento y a pesar de los trámites que han hecho desde hace años, no han podido detener la ejecución de las obras.

Contenido Relacionado

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Recién publicado