Opinión: Un líder cristiano es un regalo de Dios