Opinión: Mi Ciudad Feliz

Análisis: Vittori, el torpe