¿Lo crearon los chinos? Diario Británico dice que COVID-19 fue un experimento para crear armas biológicas

/

covid19

El periódico británico «The Sunday Times» publicó un reportaje en el que sugiere que el virus del Covid-19 fue creado por China como parte de un proyecto confidencial orientado al desarrollo de armas biológicas. Según el reportaje, los científicos del Instituto de Virología de Wuhan, en colaboración con el ejército chino, habrían estado fusionando los coronavirus más letales para generar un virus mutante.

Esta afirmación se basa en investigaciones realizadas en comunicaciones interceptadas de alto secreto y en investigación científica. Los investigadores sostienen que los científicos chinos llevaban a cabo un proyecto encubierto que derivó en una fuga del instituto y propició el brote del Covid-19. El motivo de la falta de información sobre este trabajo, argumentan los investigadores estadounidenses, es que se realizó con la financiación y colaboración del ejército chino en la búsqueda de armas biológicas.

The Sunday Times ha revisado cientos de documentos y realizado entrevistas a los investigadores del Departamento de Estado de Estados Unidos para llegar a estas conclusiones. Afirman que su investigación proporciona una visión clara y hasta ahora desconocida de lo que sucedió en el laboratorio de Wuhan.

COVID-19: Experimentos riesgosos

El reportaje también menciona que el Instituto de Virología de Wuhan había estado realizando experimentos cada vez más riesgosos con coronavirus recolectados de murciélagos, y que esto cambió en 2016 cuando descubrieron un nuevo tipo de coronavirus en Yunnan. En lugar de hacer públicas las muertes relacionadas, afirma el periódico, las autoridades chinas guardaron silencio y los virus encontrados fueron trasladados al Instituto de Wuhan, donde el trabajo quedó clasificado.

Los científicos norteamericanos creen que este programa clasificado tenía como objetivo hacer que los virus fueran más infecciosos para los humanos, lo que eventualmente condujo a la creación y fuga del virus Covid-19.

Además, el periódico asegura que los investigadores de EE.UU. proporcionaron evidencia de que el Instituto había estado trabajando en una vacuna antes del brote de la pandemia. El periódico afirma que el gobierno chino ha impedido las investigaciones de expertos extranjeros que han tratado de identificar la fuente de la pandemia.

Los investigadores del Departamento de Estado de EE. UU. obtuvieron acceso a información de inteligencia confidencial relacionada con lo que había estado sucediendo en China en los meses y años anteriores al brote de la COVID-19. Sugieren que experimentos arriesgados con los virus de Sars también se realizaron en secreto con otros virus similares a Covid-19.

Finalmente, el reportaje sostiene que una de las razones por las que no hay información publicada sobre dicho trabajo es porque estaba siendo financiado por el ejército chino. Este proyecto clasificado aparentemente comenzó en 2016 y, según el periódico, se realizó con la colaboración del Ejército Popular de Liberación. Además, indican que el ejército chino estaba interesado en desarrollar una vacuna para los virus para usarlos potencialmente como armas biológicas.

De acuerdo con nuevas pruebas presentadas por The Sunday Times, se sugiere que tres investigadores del Instituto de Virología de Wuhan enfermaron con síntomas similares al COVID-19 en la segunda semana de noviembre de 2019. Este tiempo coincide con el periodo en el que muchos expertos creen que se originó la pandemia. Desafortunadamente, se informó que un familiar de uno de los investigadores falleció posteriormente.

Los investigadores estaban trabajando en el laboratorio de nivel 3 del instituto en un proyecto relacionado con la ganancia de función del coronavirus. El instituto parece haber estado muy activo durante este periodo, emitieron una patente para un torniquete el 15 de noviembre, específicamente diseñado para tratar a los investigadores que sufrieran accidentes como pinchazos de aguja o cortes.

Unos días después, el instituto solicitó un incinerador para desinfectar el aire que salía de su complejo de laboratorios. En ese mismo mes, el director de seguridad de la Academia de Ciencias de China visitó el instituto, portando instrucciones “orales y escritas” del Presidente de China, Xi Jinping, acerca de «una situación compleja y grave».

COVID-19: China prohibió investigar

COVID-19

Estos hallazgos presentan nuevas preguntas acerca del origen de la pandemia y la implicación del Instituto de Virología de Wuhan. Un estudio de la Universidad de Wuhan ubicó los puntos críticos en Wuhan donde las personas reportaban en las redes sociales que necesitaban tratamiento para Covid. Este estudio se utilizó para contrarrestar la sugerencia de que el mercado de mariscos de Huanan de la ciudad era la fuente del brote. Sin embargo, cuando se publicó el estudio por primera vez, el instituto de Wuhan no estaba marcado en el mapa que proporcionó. Un informe del Senado estadounidense encontró que el instituto estaba justo al lado del mayor punto crítico en el mes anterior al cierre de la provincia el 23 de enero.

A medida que la pandemia se desataba, los científicos chinos se apresuraron a dirigirse a las cuevas de murciélagos en Yunnan para ver si podían encontrar el origen del COVID-19. Sin embargo, a principios de 2021, la búsqueda de virus de murciélago se prohibió en Yunnan y las nuevas restricciones a los investigadores extranjeros dificultaron la continuación de las investigaciones.

«La mayoría de los expertos en coronavirus en China tenían demasiado miedo de las consecuencias para examinar los orígenes de Covid», dijo la Dra. Alice Hughes, quien dejó China para ocupar un puesto en la Universidad de Hong Kong a principios de este año. Hughes concluyó: “China se ha movido a un estado en el que pueden decir lo que quieren que sea el caso: pueden seleccionar datos que se ajusten a esa narrativa y evitar la recopilación de datos que podrían resultar inconvenientes. Creo que es muy peligroso”.

Síguenos en:
Suscríbete en:
«
»