Opinión: ¿Nadie entiende a Nadia?