Hace exactos 75 años inició la construcción del «Templo Votivo de Maipú»

La historia cuenta que Bernardo O’Higgins prometió consagrar a la Virgen del Carmen como patrona de Chile y que el pueblo De Santiago prometió construir un templo en el lugar donde se afianzara para siempre la libertad de Chile. Era 15 de marzo de 1818 y el triunfo se obtendría en apenas unas semanas: fue el 5 de abril de ese año, en lo que se conoce como «La Batalla de Maipú».

Recién en 1892 se bendijo el primer Templo de Maipú, una construcción un tanto modesta, dada la cuantía de la promesa de O`Higgins. Ese Templo, funcionaría como Parroquia de la comuna hasta 1974. Aunque en muy malas condiciones. El terremoto del 1906 y un temblor en el 1927 hicieron que la estructura resultara seriamente dañada.

Fue el 8 de diciembre de 1942 que el Congreso Mariano que se celebró en Santiago, tomó un único acuerdo. Se prometieron a sí mismos convertir el Templo de Maipú en un inmenso Santuario para el país.

Pero ¿qué diseño tendría el santuario?. Para ello se realizó un concurso internacional convocado el año 1943 donde el arquitecto Juan Martínez ganó. Chileno de origen español, Martínez además de diseñar el Templo Votivo de Maipú, fue responsable de los diseños y construcción de la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, la Escuela Militar y la Facultad de Medicina de la U. de Chile. De todas formas, Martínez no logró finiquitar la construcción, que tardó 30 años. El año 1966 fue reemplazado por el arquitecto Rodrigo Márquez de la Plata, quien se ocupó de su finalización

16 de julio de 1944: Comienza la construcción

El Cardenal Caro el día del inicio de las obras

Era 16 de julio de 1944 y el Cardenal Caro llegaba en una carroza para bendecir la primera piedra. El Presidente del país era el Radical: Juan Antonio Ríos y su construcción tardaría más de 30 años. Recién se pudo inaugurar el 24 de noviembre de 1974, bajo la dictadura de Augusto Pinochet.

Curiosidades de la construcción

Las terminaciones de los muros se hicieron en litofrén y el piso es de granito “ala de mosca”, que fue pulido a la martelina y revestido de piedra.

Sus dimensiones son: 90 metros de largo, 75 metros de ancho, y 88.6 metros de alto; incluyendo la cruz, que tiene 9 metros de altura y pesa 1950 kilos. Las puertas miden 8 metros y pesan 2 toneladas cada una.

Los vitrales obra del artista austriaco nacionalizado peruano Adolfo Winter, y fueron hechos en Francia bajo la dirección de una firma suiza de Lausanne.

En ellos se consideran diversos temas: la Santísima Virgen María, los sacramentos, las parábolas evangélicas y la geografía de Chile. Para realizarlos se utilizó una gama de más de cien tonalidades de colores.

El vitral más importante representa la glorificación de la Virgen del Carmen, y en él están presentes la bandera chilena, la del Ejército Libertador, y las de España y Argentina.

Este vitral es el que ocupa la torre del Santuario, y cubre 300 metros cuadrados en 28 metros de altura.

La explanada del Templo tiene 68 columnas de 7 metros de altura, que bordean una superficie de diez mil metros cuadrados. En la explanada se encuentra el monumento “Abrazo de Maipú”, inaugurado en abril de 1968.

El 27 de enero de 1987, Juan Pablo II concedió a este Santuario el título de Basílica Menor. Poco tiempo después, durante su visita a Chile (abril de 1987) coronó en este lugar la imagen histórica del Virgen del Carmen que se encuentra en el Santuario.

El 17 ese enero de 2018, el Papa Francisco, tuvo un encuentro con los jóvenes en el Santuario Nacional.