Los cabildos de Cathy Barriga: «Con gente disfrazada y bailes infantiles»

En medio de la mayor crisis política y social que ha enfrentado Chile tras el término de la dictadura militar, millones de ciudadanos y ciudadanas en todo el territorio han salido a protestar. Los 30 pesos que subió el metro, fueron la gota que rebalsó el vaso, tras 30 años donde todo el sistema político chileno, fue incapaz de acortar las brechas de desigualdad y ofrecer un modelo de sociedad más sano.

Hoy, sin ir más lejos, entre salidas y enroques, ocho ministros de estado aterrizaron o se cambiaron de oficina. A pocas horas del retiro de los militares de las calles, el gobierno se esfuerza en dar señales de normalidad. Aunque, en realidad, en las calles siguen habiendo protestas y el descontento está lejos de acabar.

En medio de todo ello han surgido los «cabildos abiertos» en el país, que son consultas populares que tienen como objetivo informar y presentar propuestas para cambios sociales y políticos. En el fondo es la gente común discutiendo y debatiendo sobre el futuro del país. De hecho el «cabildo» era la forma de participación ciudadana que tenían los criollos en los tiempos de la Colonia Española.

En el caso de nuestra comuna y tal como lo informó La Voz de Maipú, los cabildos han sido autoconvocados por los barrios u organizaciones sociales. Sin embargo, el Municipio de Maipú, anunció hace algunos días que promoverían cabildos para escuchar a las maipucinas y maipucinos.

Y comenzaron. En un video subido a redes sociales por el Municipio, se puede ver un escenario, funcionarios municipales disfrazados y se escucha música infantil a todo volumen. En una mesa se ve a una vecina escribiendo en un papel su sentir en estos días. Hay una especie de buzón para depositarlo y una publicidad que dice «comparte tu reflexión sobre el momento que estamos viviendo».

Consultada por La Voz de Maipú la licenciada en sociología de la Universidad de Chile, Nicole Sepúlveda, ella nos señala, tras ver el video municipal que: «parece un analgésico, un “subirse al carro”, un canal de desahogo, más que una iniciativa de construcción, pues hay que preguntarse por qué ahora. En 2 años y medio de gestión, hemos visto constantemente a dirigentes sociales interpelar a la alcaldesa para ser escuchados, mientras ella les omite», señala.

Además Sepúlveda plantea dudas sobre el proceso municipal: «¿tiene la municipalidad la capacidad de canalizar las inquietudes de la comuna? ¿A dónde van a parar esas reflexiones? ¿Qué departamento municipal tendrá como rol procesar esa información?», sostiene

El Doctor Ramiro Zepeda se queja que el Municipio ve a la gente como consumidores

Otro que opinó respecto a los cabildos municipales fue Ramiro Zepeda. El doctor que atendió pacientes en la plaza de Maipú en las manifestaciones, explica que los cabildos municipales: «Hablan de que la municipalidad es, más bien, una OIRS; no hay espacio para el debate y la construcción comunitaria de los espacios que queremos. La comunicación es unidireccional. Y, eso refuerza la duda ¿realmente esto se está haciendo para apostar por construir algo o, más bien, todo quedará empolvándose al interior de ese buzón, como los reclamos que acumulan los libros de cada empresa?»

A juicio del médico y vecino de Maipú el Municipio exhibe «una visión de consumidores. Tu máxima capacidad de ser actor, como vecino, es escribir en el libro de reclamos y sugerencias. Y esperar una respuesta, si es que llega, como ocurre en gran parte de esos casos». 

Nicole Sepúlveda finaliza diciendo que los cabildos abiertos genuinos son «espacios participativos, de debate, de trabajo en equipo y puesta en discusión de los problemas e inquietudes de las personas, en primera instancia. Con la consecuente priorización de temas, hecha por ellos mismos, así se pondera que a veces nuestras realidades más íntimas nos hacen sobredimensionar ciertos temas, te permite contrastar y poner el ojo donde es más relevante. Y, finalmente, con la priorización, propuestas, posibles soluciones y formas de trabajar los problemas mediante el involucramiento y compromiso de la misma comunidad. Así me enseñaron a mí, al menos, que se trabajaba en la elaboración de proyectos sociales y políticas públicas», explica.

Los cabildos según Barriga