Opinión: Frialdad en la ebullición