Conmemoración por Eduardo Miño: “Está invisibilizado el mayor genocidio industrial de Chile”

Las noticias en tu mail



Te enviaremos -todos los fines de semana- un resumen con las noticias más importantes de la comuna. 

Tus datos están a salvo con nosotros, odiamos el spam igual que tu. Puedes leer nuestra política de privacidad.

 

Compartir

En la mañana de este lunes se realizó una romería en el Cementerio Católico de Maipú por Eduardo Miño, quien se inmoló en 2001 frente al Palacio de La Moneda por las víctimas del mineral tóxico asbesto, razón por la cual ayer a 19 años del suceso, se reunieron distintos actores sociales a conmemorarlo.

El acto fue convocado por organizaciones sociales en contra de este mineral que se utilizaba en empresas industriales para confeccionar materiales de construcción y que debido a su alta toxicidad produce enfermedades mortales como cáncer al esófago, laringe y asbestosis.

Al lugar, asistieron miembros del Partido Comunista, del cual precisamente era militante Miño, quién se quemó a lo bonzo frente al Palacio de la Moneda por 300 víctimas que fallecieron por la inhalación del asbesto el cual fue parcialmente prohibido en 2001 por medio del DS 656.

La industria que identificaba Miño como principal culpable, era Pizarreño, líder en producir insumos para la construcción en Chile con asbesto hasta 1998, con instalaciones en Maipú y San Pedro de la Paz.

Conmemoración

Cercano a las 12:00 hrs, se reunieron distintos personas a desarrollar una romería por Eduardo Miño en conmemoración a los 19 años de su muerte. En esta línea, el vocero de Unidos Contra el Asbesto (UCA), Adrián Prieto, dio un discurso expresándose con dureza ante el Hospital El Carmen por la escasa preocupación en cuanto a la enfermedad y además se refirió a la poca visibilidad del “mayor genocidio industrial de Chile”:

“Necesitamos que se reconozca el cáncer al esófago, de laringe. Necesitamos que el Hospital El Carmen no nos siga devolviendo para la casa a los enfermos de asbestosis con neumonía”, indicó Prieto.

Luego prosiguió afirmando que “la mayor zona de sacrificio no está en Quinteros, no está en Puchuncaví, está en Maipú” recalcando en seguida que está de acuerdo y apoya su lucha, pero que los enfermos por el asbesto deben tomarse en cuenta al igual que otros problemas sociales: “Por favor no dejemos de visibilizar el genocidio industrial más atroz de Chile”.

Recomendamos