Joaquín Reynaud, el maipucino detrás de Albo Lectxra: «Para mí el arte es lo humano y que más humano que lo popular»

/

Albo Lectura

Con su jockey de Colo-Colo, aros en la nariz y oreja derecha, llega Joaquín Reynaud (23) al Work Café de Avenida Pajaritos. Se pide un mocaccino con leche de almendras antes de sentarse a conversar, parece algo ansioso por la entrevista y se muestra muy inquieto mientras responde.

El maipucino es conocido en redes sociales como Albo Lectxra y es un creador de contenido enfocado en libros de novela clásica. Su perfil en Instagram suma hoy más de 66 mil seguidores y en Tik Tok más de 7 mil. Estudió periodismo en la Universidad Central y con su tradicional camiseta del Eterno Campeón, además de su lenguaje, que para algunos puede parecer informal, busca compartir sus experiencias a través de videoblogs.

¿Cómo empieza tu afición por la lectura?

En el colegio no era de las personas que leían todos los libros. Sinceramente, no me daban ganas de estudiar después de tantas horas pedagógicas. Creo que el acompañamiento y la nueva forma de leer que me enseñaron en tercero medio fue lo que hizo interesarme por la no-ficción. Quizá cuando me comencé a interesar por novelas como tal, fue después de leer «1984», de George Orwell, y «Fahrenheit 451», de Ray Dradbury. Además, el Max, un amigo del colegio con el que hablaba por Discord, siempre me contaba sobre lo que leía y cuando le dio por la novela clásica me motivó a retomar la lectura con «El Retrato» de Dorian Gray. Desde ese momento no paré más.

¿Qué autores y géneros te gustan?

En general, leo literatura clásica por gusto, pero también por estrategia económica. Si lees a un autor del 1800 es probable que el filtro del tiempo te entregue un mejor libro y no terminas leyendo cualquier hueá. Entonces, si tengo 15 lucas para un libro, prefiero gastármelo en uno que probablemente va a ser bueno, antes que en un autor nuevo que puede que no me guste. A mí me interesan ciertas corrientes de la literatura clásica, por ejemplo, el realismo me gusta mucho, Tolstoi me gusta mucho, Dostoyevski, Truman Capote y desde que leí Frankenstein, la Mary Shelley me tiene loco.

A pesar de que soy muy hater del símbolo que representa Estados Unidos, soy muy fanático de los contemporáneos clásicos como Fitzgerald, me gustó Kennedy Toole, Tom Wolf y de acá también hay gente que me ha gustado harto. María Luisa Bombal, hace rato que estoy rayando la papa con Nicanor Parra, con Pedro Lemebel y Juan Carreño igual.

¿Y cómo nace tu otra afición: Colo-Colo?  

Se podría decir que fue algo que heredé de mi hermano mayor. Siempre en la casa había cosas del colo: camisetas, cadenas, y como me encantaba ver y jugar a la pelota y lo más cercano que siempre tuve fue el Colo, decidí que ese sería mi equipo. Creo que al ser hincha del club, vas haciendo una bola de nieve, ya que probablemente mientras más te involucres, cada vez vas a ser más hincha.

Siempre he pensado que cuando una persona se hace hincha del Colo o de la U, que es algo que tienen en común, es muy probable que cada vez vayan haciéndose más fanáticos. Yo empatizo harto con la historia del club, con los valores que son muy lindos, con el escudo hermoso que tiene y por eso me motiva tanto que mi cuenta tenga el escudo al frente, porque creo que históricamente el arte se ha vinculado a cierto grupo socioeconómico que no tienen por qué. Para mí el arte es lo humano y que más humano que lo popular.

Joaquín Reynaud, de Albo Lectxra, con camiseta de Colo-Colo
Joaquín Reynaud, de Albo Lectxra, posando con la camiseta de Colo-Colo.

¿Qué te llevó a compartir tu afición en redes sociales?

Mucha gente de nuestra generación, hablo de los 2000 o un poco antes, se crió en un entorno digital marcado por streamers y youtubers. Siempre sonó como algo atractivo para mí, pero era de esas cosas que uno dice, pero sabe que nunca va a hacer porque igual da vergüenza. Cuando empecé en Tik Tok con Albo Lextura fue algo muy experimental y era gratificante ver que alguien comentaba los videos, pero cuando tomé la decisión de empezar a subir contenido a mi Instagram fue lo más importante.

¿Por qué?

Porque para mí era una señal de que me iba a dar lo mismo quien me viera. En Tik Tok no me conocía nadie, en cambio, en Instagram tenía a todos mis conocidos y en verdad da vergüenza. Hay gente que frente a una cámara son maravillosos comunicadores, en cambio a mi me ponen una y me vuelvo un imbécil, porque en realidad me cuesta.

¿Por qué no algo sobre el fútbol o el periodismo?

Yo creo porque desde chico he buscado que la gente pueda sentir lo mismo que yo viví con lo que más me gusta. Si yo vi una película que me hizo sentir cosas muy especiales, voy a intentar que el otro la vea por todos los medios. Porque me gusta la sensación de compartir placeres. De fútbol se habla todo el día y no sé si hay tantos que se atrevan a decir abiertamente que disfrutan de la lectura.

¿Esperabas tener este impacto?

Ha sido muy rápido, hermano. Mi primer video lo subí en año nuevo. Algo que me pasó y que fue muy bonito, es que mi entorno y conocidos empezaron a compartir lo que yo hacía. El primer video que subí le fue muy bien en temas de alcance y cuando vi eso, pensé: “tengo de subir más seguido” y ahí comencé a publicar un video diario porque caché que Instagram me estaba haciendo la mano, algo que es muy difícil que pase. Además, otra cosa que se empezó a dar, fue un debate respecto de mi apariencia y forma de expresarme en relación a lo que estaba hablando.

¿Sientes qué hay estereotipos en el mundo de los lectores?

Existen estereotipos en todo, que en parte se van construyendo en base a realidades. Si vas a Los Leones, por ejemplo, es muy probable que te encuentres con muchos hueones similares leyendo. No sé si está mal, pero existe, esas cosas no nacen de la nada y es muchas veces lo que quieren que haya. 

Y tú, por la forma de expresarte en tus videos, ¿es para ir contra ese estereotipo?

Trato de mostrar una realidad, yo hablo con chuchás todo el día. Te guste o no, el chileno está hablando en coa, estamos cada vez más influenciados por el coa y representan la realidad del país. Entiendo que para mucha gente esto sea hablar mal, pero no voy a hablar bien para demostrarte que leo. No es necesario hablar formal para demostrar que lees, son cosas que no van de la mano. A mí me encanta nuestra forma de hablar y no la voy a cambiar.

¿Te ha gustado lo que has generado con tu audiencia?

Si te fijái en mis videos, yo casi no participo. Me gusta que la gente hable entre ellos, de alguna manera siento que yo entrego el inicio de una charla para que en los comentarios se genere el debate entre personas que, de pronto, no tienen otro lugar donde hablar de libros. En ese sentido, me gusta mucho que interactúen.

¿Qué aporte crees que entregas?

Es un aporte en el sentido de que como comunicador tengo el rol de mediar entre ciertos productos, en este caso, libros, y la audiencia, que son los lectores. Creo que esa es mi principal labor: acercar la discusión literaria a la gente. También, creo que he generado un espacio de fomento lector. Creo que en verdad estoy motivando a gente a que lea y no desde la mirada del utilitarismo. Yo no quiero que leas porque te va a ser mejor o porque te sirve, yo quiero que la gente lea por placer, por acercarse a lo más sagrado de la vida.

En ese sentido, ¿cómo se podría incentivar más la lectura?

Creo yo que lo mejor es que se le dé el mismo valor que a otros hobbies, darle la relevancia que se les da a otros tipo de consumo artístico. Tampoco sé si hay que fomentar la lectura, creo que la mejor forma es acercar a la gente de manera natural a la lectura. Por ejemplo, cuando a ti te ponen a ver una película, nadie te dice el valor estético o artístico, tu solo lo disfrutái. También sería bueno revisar cómo y con qué títulos se está enseñando en los colegios la literatura. Yo creo que es importante leer clásicos en el colegio, pero creo que la forma no es la correcta. De repente, el acompañar una lectura que sea de interés del alumno es mejor que obligarlo a leer un texto que no le interesa. Igual creo que las comunidades lectoras en redes sociales están haciendo una gran labor para fomentar la lectura.

¿Crees que es fácil ser aficionado a la lectura en Chile?

En Chile no es fácil ser aficionado a nada, porque creo que la poca certidumbre económica te limita a ser aficionado a cualquier cosa. En todo vas a necesitar invertir plata y tiempo y si tení que trabajar todos los días, todo el día ¿qué haces?

Más allá de lo que es Albo Lectxra, ¿piensas escribir en un futuro?

Creo que como todos los escritores malos, me gustaría escribir de todo hasta encontrar algo en lo que sea menos pésimo. Novelas, cuentos, investigación, tengo muchas hueás en la cabeza y solo estoy esperando el momento adecuado. Me encantaría escribir un libro, no sé si publicarlo, pero escribir un libro me encantaría. Mi vida es leer, escribir y comer.

Instagram Albo Lectxra
Instagram de Albo Lectxra.
Síguenos en:
Suscríbete en:
«
»