Las noticias en tu mail
Recibe un resumen semanal
Publicidad

#RecomiendoMaipú: Amadeira: café, waffles y hogar

Por
septiembre 4, 2020 4:00 pm

Como nuestras lectoras y lectores sabrán, en LVDM tenemos una debilidad (o adicción) por el café y en este terruño llamado Maipú, quien escribe y varias personas del equipo, nos hemos vuelto clientes frecuentes de las cafeterías.

Coffee Culture y Café Cahve nos han dado cobijo durante años, pero en plena pandemia tuvimos que ampliar nuestros horizontes de búsqueda y el aroma a café tostado nos llegó desde el Barrio Las Rosas.

De madera y ruedas

Café Amadeira es una pequeña cafetería ubicada en la casa de Freddy y Jeannette, quienes se embarcaron en la aventura del café buscando nuevos horizontes para asentarse con la familia.

El plan inicial era tener una cafetería móvil e instalarse en La Serena, en el restaurant de una amiga; compraron el carro, lo habilitaron, pero el restaurant tuvo que cerrar y no se fueron. Así, con toda la fe y apostando, decidieron instalar el coffeetruck en su antejardín y abrieron las puertas el 23 de mayo de 2017.

Fotografía gentileza Café Amadeira

Llevan más de 3 años en funcionamiento, a ensayo y error, según reconoce Freddy; sin embargo, todo el amor y trabajo que esta familia ha puesto en Amadeira les ha dado un espacio reconocido dentro del circuito de cafeterías de especialidad de la capital. Un espacio que, para quienes tuvimos la suerte de conocerles previo a la pandemia, tiene un ambiente tremendamente cálido que evoca el hogar.

De Coffee & Waffles

La carta de Amadeira es una delicia. Café de especialidad con waffles caseros ofrecen una experiencia que vale la pena disfrutar.

Para disfrutar el café, tienen las variedades clásicas de Espresso, Americano, así como Latte, Cappuccino, Mockaccino, Matcha y Chai Latte, con opción a leche vegetal, apta para veganos; y la infaltable opción filtrada en V60 o Kalita Wave.

También ofrecen cafés fríos como Café Helado, Affogato, Ice Coffee, Ice Coffee Tonic, Ice Latte, Ice Matcha Latte, Frappuccino y V60 frío.

Y, por supuesto que tienen opciones para aquellas almas que no buscan café, de la mano del infaltable chocolate caliente, así como smoothies y jugos naturales.

Ahora, no podemos dejar pasar al otro protagonista de la carta: los waffles. 4 triángulos de masa preparada en casa, crujiente por fuera, esponjoso por dentro, dulces y salados.

En las versiones saladas, hay una opción con jamón pierna acaramelado, queso mantecoso, salsa de aceituna y lechuga o la opción de queso fresco, tomate, salsa de aceituna y lechuga o albahaca.

En las versiones dulces, hay tres opciones: waffle con una base, que puede ser manjar, crema de avellanas, mantequilla de maní, salsa de chocolate, caramelo o mermelada; waffle con fruta, que incluye una de las bases anteriores más una fruta, a elegir entre frutilla, plátano o durazno; y waffle con helado, que considera al helado del día más frambuesas o arándanos, salsa de chocolate o caramelo y crema chantilly.

Y, ahora, en pandemia?

Con la emergencia sanitaria mundial que nos enfrentamos, las cafeterías fueron de los primeros lugares en cerrar y los que se visualizan más lejanos a abrir, al menos hasta la Fase 4 del Plan Paso a Paso. Café Amadeira no es la excepción.

4 meses se mantuvieron cerrados, sin ningún tipo de atención a público, pero desde hace 8 semanas que están recibiendo pedidos con retiro en local.

Tienen publicada su carta en un formulario con el que puedes revisar las opciones, elegir lo que más te apetezca, así como seleccionar la forma de pago y, luego, enviar el pedido al WhatsApp del café.

Reciben los pedidos de Lunes a Sábado, desde las 10:00 hasta las 16:00, con retiro en el local hasta las 18:00, que entregan desde una ventanilla en la reja de la casa.

Fotografía gentileza Café Amadeira

Para más información:

Los Ministros 1325, Maipú.
Fotografía por Javier Castro, LVDM.
Publicidad
Nicole Sepúlveda

Soy feminista, también compañera. Maipucina desde los 7 años, hija de María y Julio, únicos en sus familias en terminar el colegio y apostar por la educación. Fui la matea de la casa, inquieta a más no poder; entré el 2009 a estudiar Sociología en la Universidad de Chile. En ese camino me involucré en diferentes medios de comunicación, organizaciones sociales y activismo, que hoy decanto incursionando en la política, el periodismo, las artes y el espíritu; aprendiendo, siempre aprendiendo.