Opinión: El candidato natural