La polémica por marcha de escuela premilitar el 11 de septiembre: ¿descuido o intención?

Un simple casualidad o una acción premeditada.  Existen dos visiones contrarias en pugna por el ensayo previo al Te Deum de la escuela premilitar Coronel Santiago Bueras y Avari en 11 de septiembre pasado.

Desde la izquierda, los militantes comunistas Carmen Hertz, diputada por el distrito 8 y Ariel Ramos, concejal por Maipú manifestaron su rechazo en redes sociales. 

La Voz preguntó a nuestros lectores, quienes se mostraron divididos a la hora de juzgar el hecho.  La mayoría se expresó en contra por falta de tacto, aunque varios decían creer que no hubo intencionalidad. 

Pero más allá si hay mala intención o no, son los estudiantes quienes han quedado expuestos a críticas políticas por un hecho que nada tiene que ver con su educación.

Por otra parte, si bien hay una crítica legítima a al militarización de los jóvenes con esas escuelas, tampoco es menos cierto que es un fenómeno en distintas ciudades de Chile.  Más  hacia el fondo del asunto, desconocer que la cultura chilena guarda secretamente una vocación militar es ignorar la historia de Chile desde su misma fundación  hasta el presente.

Visto desde el simbolismo de la época, llama también la atención que nadie de la organización o municipalidad que dio los permisos haya reparado mayormente en esto.  Así como nadie de la municipalidad participó de la Conmemoración del Golpe, parece ser que tampoco existe mayor conocimiento de la materia.

El hombre detrás de la premilitar

Las escuela premilitares han proliferado en Chile, y es posible ver por la calles de distintas ciudades jóvenes escolares vestidos de uniforme.  Hoy existen más de 15 de estos colegios especiales con vocación uniformada. 

El objetivo es prepararlos para una posible carrera militar en alguna escuela matriz de Fuerzas Armadas y Orden.

Osvaldo Talamilla es quien dirige la  Escuela Internacional de líderes Coronel Santiago Bueras y Avaria en Maipú.

Lo poco que se sabe públicamente de su persona está retratado en un perfil del diario La Tercera.

Profesor de Historia  y Geografía, postuló para trabajar en la primera premilitar Luis Cruz Martínez de Talagante. Según su relato, postuló y quedó de director. Trabajó 8 años en el colegio hasta que en 2018 renunció por diferencias de opiniones.

En Maipú tiene aproximadamente 120 estudiantes y su lema es “formar a los soldados que Chile necesita”.

Aparentemente, en su formación como profe de Historia, Talamilla pasó por alto un pequeño detalle: el 11 de septiembre es una fecha profundamente sentida para muchas personas que perdieron sus familiares durante la Dictadura.

Vecinos defienden a la escuela, argumentando que los jóvenes se preparan para el Te Deum de hoy viernes, y que para eso llevaban ensayando varios días.

Aún así, algunos militantes del Partido Comunista en Maipú mantienen en off la tesis de que fue una provocación planificada. 

Sea verdad o no, el hecho abre el debate y pone el foco en este tipo de colegios y el tipo de educación o instrucción que los estudiante estarían recibiendo.

Según la publicación del matutino, Talavilla se expresa a fondo: “Los niños deben aprender que no todo es libertad. No es así. La escuela chilena no muestra eso y entrega la sensación de que todo es colaborativo y de que en todo pueden opinar”.

Continúa diciendo que “Hay una escuela sicológica que plantea que no hay que decirles “no” a los niños. ¿Qué es eso? El niño debe saber que hay cosas que no se hacen. El trauma no se genera por el “no”, sino que al decirle que todo es “sí”. Si no, cuando crece y la niña que le gusta le dice que no, que lo encuentra feo, ahí empieza a sufrir”. 

Intentamos comunicarnos vía redes sociales con la escuela de líderes pero al cierre de esta edición no recibimos respuesta.

Y ustedes, ¿qué opinan?