Opinión: ¿Y si la parásita de la política fuera Cathy Barriga?

Eran las nueve con tres minutos en Santiago de Chile y el matinal de La Red “Hola Chile” anuncia un contacto telefónico con la alcaldesa de Maipú: Cathy Barriga. Todo un golpe periodístico considerando que desde que asumió la alcaldía, ha sido muy poco dada a enfrentar las entrevistas que los medios le proponen.

Salvo una aparición en el programa de Alfredo Lamadrid, donde por el estilo del conductor, más se le hizo un homenaje o relaciones públicas, hasta las nueve con tres minutos del martes 3 de septiembre, Barriga no había enfrentado a un panel que le hiciera preguntas. Exceptuando la entrevista que niños de 10 años le hicieron en el matinal “Renace tu Mañana”, Barriga -por fin- decidía dar la cara. O al menos eso parecía.

Sale al aire Barriga y junto con saludar a los conductores dice que está llamando pues “hay límites para estar escuchando situaciones que se presentan y que vienen siempre de las mismas personas. Como es el caso de la diputada que está en pantalla, el caso de algunos concejales y la verdad es que no sé como tildar esto, pero es una postura bastante ignorante de algunas personas plantear lo que están haciendo”, dijo de entrada.

Además, contó que había hablado recién con el superintendente de servicios sanitarios (SISS) y complementó que la superintendencia y la contraloría tienen la obligación de investigar todas las denuncias. Y volvió a la carga en su punto: “son siempre las mismas personas. No son de una representación de una comuna de un millón de habitantes”, dijo. Y en la frase mostró harta ignorancia respecto a un dato básico: Maipú no tiene un millón de habitantes. De hecho, según el Censo de 2017 la comuna tiene 521.627 habitantes.

Pero más allá de que la alcaldesa no sepa cuánta gente vive en la comuna que gobierna, su punto era que hay una persecución política en su contra. Y cargó los dardos contra Andrés Silva, quien apareció entrevistado en el matinal y de quien dijo “es el chofer del ex alcalde Vittori, que hoy está formalizado”. Y tiene razón, pues Silva fue chofer de Vittori y porque este último está formalizado, lo que quiere decir que lo están acusando de diversos delitos, pero aún no existe una condena.

Barriga hizo un llamado de atención a los medios de comunicación recalcando también que su mensaje iba “a la prensa local que hace esto siempre, con mentiras, con calumnias”. Y Barriga ahí miente. Pues al único medio de comunicación local que ha demandado, ha sido a La Voz de Maipú. Demanda de la que Marlene Valladares y Nicolás Aravena (ese tipo soy yo), salimos absolutamente libres. De hecho la frase de Barriga, a mi juicio, es mentirosa y nos calumnia. Pero no pensamos demandarla por ello.

Barriga minimizó que el matinal se haga en una copa y dijo que el problema es que ella lo hacía. “Si lo haga de la plaza se va a quemar el pasto; si lo hago de la granja alimentaria, van a morir los animales”, expresó, dando a entender que la diputada Mix y los concejales que de forma frecuente piden la intervención de la contraloría, lo hacen para perseguirla a ella, a Cathy Barriga. Y lo cierto, es que la frase de Barriga retrata el pensamiento mágico que la acompaña en su reinar en la comuna. Porque desde siempre ha confundido la crítica política con ataque personal. Porque en su mundo sus adversarios le tienen mala o envidia. Y son precisamente esos rasgos que manifiesta, donde ella es una especie de víctima que está en constante persecución, lo que hace que su gestión no encuentre un tono para relacionarse con la oposición.

Ofuscada intenta hilar una idea, pero no le resulta. “No sé como llevarlo a la palabra”, reconoce. Vial intenta preguntarle algo, pero Barriga no se detiene. Sigue intentando defender su matinal y acusar que es una especie de perseguida.

“Siento que muchas de las personas que están siendo escogidas. ¿Están siendo escogidas para qué? Para destruir”, dice al aire, en un diálogo donde es ella quien se hace las preguntas y es ella quien se las contesta. Su frase, es un ataque a Claudia Mix, quien no ha hecho otra cosa que cumplir con el mandato que le dio la ciudadanía.

La diputada escucha el monólogo de la alcaldesa y no interviene. Los animadores la miran, pero no atinan a preguntar nada. Y Barriga refuerza que el matinal es “sin recursos municipales. Porque yo les quiero contar que nosotros tenemos el primer museo del agua, al interior de una copa, del país, que tiene un año de antigüedad. El lugar que yo ocupo para hacer este matinal (…) se graba en 40 minutos una vez a la semana, no un día fijo, porque lo hago acorde a mi agenda, porque lo he hecho un día martes, lo he grabado un día miércoles o jueves”, sostiene la alcaldesa.

La versión de Barriga es contradicha por varios funcionarios municipales quienes explican a La Voz de Maipú que “se graban varias tomas. A veces se repiten. Y al principio los episodios duraban más de una hora. Ahora lo acortaron a la mitad pues cada vez lo ve menos gente. Pero menos de 1 hora y media con el agua cortada la copa, no ha sucedido”.

Sin renunciar a su papel de víctima acusa que se le está calumniando y dice que siendo alcaldesa “he conocido lo peor del ser humano. Y la persona que está ahí no sé como tiene la cara de estar hablando situaciones que ponen en riesgo a la comunidad, alertando a la comunidad de situaciones que no son. La sanitaria de SMAPA tiene más de 50 años. Tiene otro tipo de situaciones por las que se trabaja día a día. Y ellos están haciendo un problema donde no lo hay. Es imposible que en 40 minutos una vez a la semana pongan en peligro el abastecimiento del agua de nuestra comuna”, apunta Barriga.

Y en su frase reconoce que se corta el agua, aunque niega que sean varias horas. Sin embargo, Barriga no menciona que la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) le contestó una carta a la concejala Marcela Silva, y otra al Concejal Ariel Ramos, señalando que la ley no permite que las copas de agua se usen para otros fines distintos a la extracción del vital elemento. En su respuesta, Barriga deja claro que la falta y la ignorancia están de su lado. ¿Cómo nadie de sus millonarios asesores reparó en que la copa no se podía usar para grabar un matinal?

Intentan hacerle preguntas, pero no contesta. Le pregunta a Mix si conoce el Museo del Agua. Y no para de hablar, pero dice algo cierto: “yo la verdad tengo poca paciencia”, sostiene y el conductor del espacio lanza un suspiro y quizás una risa irónica se dibuja en su rostro. Ya van casi cinco minutos y Barriga no para de hablar.  “Todos los días un medio local inventa algo, de mi vida personal, de la vida, de las decisiones”, se queja sin nombrarnos.

Julia Vial le dice que entiende que está molesta y que sienta que hay “una cierta persecución”. En el fondo empatiza y apuesta con ser escuchada por Barriga. Sin embargo, pide demasiado. La alcaldesa no es dada a escuchar e interrumpe y reitera “y las denuncias las hacen las mismas personas”, reforzando su idea de que ella es una perseguida.

Por fin Vial logra hilar una frase. Y le dice que la diputada no la ha denostado. Pero Barriga -una vez más- tal como lo hace en concejo municipal, se adelanta: “Julia, perdón, perdón”, dice y ahonda en que Mix denosta. “Por que aquí están hablando del matinal de Cathy Barriga, no están hablando del matinal de Maipú”, se queja la máxima autoridad de nuestra comuna. En medio Vial pone un poco de sentido común “usted es la alcaldesa y usted lo anima pues, usted lo conduce pues alcaldesa”, le dice. Pero Barriga corta el diálogo y llama a la calma (mientras ella la perdió hace rato) a las vecinas y vecinos de Maipú.

“Esto es política, es antigestión y para mi es denostación”, se queja. Eduardo de la Iglesia le pide que le deje hacer una sola pregunta, “es que ustedes hablan harto”, dice tras más de siete minutos y medio de monólogo. El conductor le replica “alcaldesa nosotros no hemos hablado nada al lado suyo” y suelta una risa.

Y en medio del intento -en vano- de los conductores del programa por ser escuchados por la alcaldesa, Barriga dice “es que ustedes le dan pantalla a los parásitos de la política”. El insulto de la alcaldesa es recibido con una negación por parte de Eduardo De la Iglesia mientras que Vial se muerde los labios, niega y cierra los ojos. Mix en cambio los abre bien grandes. Sorprendida, tal vez, del tenor y de la bravata de la ex chica Mekano.

La alcaldesa de Maipú ha perdido -como tantas otras veces- los estribos. Y es De La Iglesia quien se ve obligado a decirle que “no son las palabras adecuadas para referirse”, trata de explicar. Pero Barriga sigue interrumpiendo en lo que es un diálogo de sordos. “¿Ustedes saben lo que es un parásito?, es una palabra adecuada. ¿Qué es lo que hace un parásito?”.

Vial le sigue el juego y le contesta “sí, es alguien que vive a partir de la sangre de otro”; y Barriga da el estoque final “básicamente es lo mismo”, afirma nuestra máxima autoridad.

“No es lo mismo alcaldesa porque acá estamos hablando de gente que ha sido electa”, le espeta Julia Vial. Pero Barriga no se da por enterada. “Mira, yo voy a hacer el matinal en cualquier escenario y recuerden que van a ser los primeros en ir a poner una denuncia”, apunta la licenciada en sicología.

Eduardo de la Iglesia se da cuenta que diálogo no surte efecto y busca llevarla a otro punto. Y es que Mix acusó que a los vecinos y vecinas se les cobra en la boleta del agua el plan de desarrollo que SMAPA debería hacer para mejorar el servicio. Para allá busca ir el conductor. ¿Eso es real o no? Le pregunta.

Barriga dice que “yo asumí el 6 de diciembre de 2016 y uno asume con eso. Todos los trabajos que se realizan de la antigua gestión. Los estados financieros, los estados de avance. Y bueno habían obviamente, para que vamos entrar en detalles de las irregularidades”. Acto seguido invita al matinal a ir con la diputada a tribunales, pues a esa misma hora Vittori, entre otros políticos, está enfrentando a la fiscalía por cohecho, fraude al fisco, entre otros delitos que se le imputan.

Eduardo de la Iglesia le dice “y respecto a su periodo”, pero Barriga ya escapó de la pregunta y niega una respuesta. Le tratan de sonsacar algo, pero manda a la diputada a hablar con el superintendente. Y en su escape esconde una mentira (otra más): y es que la administración de Barriga durante el año 2017 cumplió con apenas un 5% del plan de desarrollo y en 2018, según el sitio El Desconcierto, la cifra fue de un 0%. En total la sanitaria municipal ha recaudado más de 26.000 millones de pesos que no han sido gastados en lo comprometido.

De la Iglesia trata por última vez “se lo estoy preguntando a usted como primera autoridad municipal ¿se han hecho las mantenciones si o no?” le lanza. “Sí, por supuesto”, se escucha a una Barriga que no para de hablar. “Yo estoy llamando únicamente para dar la tranquilidad a los vecinos”, sostiene. De la Iglesia suspira y señala resignado “ok”.

En un mundo paralelo Barriga sostiene que la diputada Mix “me está nuevamente descalificando”. Lo dice a minutos de decir que la militante del Partido Comunes era un “parásito”.

“Yo tengo que entrar a reuniones. Yo tengo una vida de mucho trabajo, cosa que no tiene la diputada, que tiene mucho tiempo para aparecer en televisión. Yo me despido, les doy las gracias por el enlace”, dice la alcaldesa, coronando su intransigencia. Julia Vial trata de mantenerla en línea, pero ella ya está decidida a cortar la llamada.

“Y sigan dándole pantalla a más parásitos políticos, porque lo necesitan. Muy buenos días”, dice Barriga, quien demuestra que no comprende lo que es una crítica, y no está preparada para asumir ningún debate. Y si en TV es así ¿cómo será con los funcionarios municipales?. Por que si usted escucha el diálogo y la forma de relacionarse de Barriga, y se imagina tener una jefa así, el sufrimiento está garantizado.

Porque hay que ser claros. Si uno escucha con atención el enlace, la única que insulta es Barriga; la única que pierde los estribos y las formas es la alcaldesa. Y es triste señalarlo, pero nuestra máxima autoridad política, no está en condiciones de enfrentar a un panel de matinal, menos a un equipo de prensa. Porque pierde la compostura y en su enojo, se desdibuja.

Vial se da cuenta que Barriga faltó el respeto y aún así intenta justificarla. “Yo entiendo que hoy día está cansada”, dice, como justificando la actitud violenta de la ex chica Mekano.

Parásitos en la Política

En el mundo del desconocimiento político por el que parece deambular Cathy Barriga, ella acuña el término “parásito político”, con el fin de descalificar a aquellos que la enfrentan. En su ignorancia en el tema, la máxima autoridad POLÍTICA de la comuna, ha ocupado el término con anterioridad.

Lo peor de todo es que el insulto se le devuelve fácilmente a la alcaldesa. Porque si analizamos la diputación de Mix, vemos que ella asume en marzo de 2018. En ese sentido podemos asegurar que Mix lleva 18 meses con sueldo de parlamentaria.

En el caso de Barriga fue Consejera Regional desde marzo de 2014 a julio de 2016. Luego fue electa alcaldesa y asumió el 6 de diciembre de 2016 hasta la fecha. Es decir, Barriga tuvo sueldo como Consejera Regional por dos años y cuatro meses y está próxima a cumplir 2 años y 9 meses recibiendo sueldo como alcaldesa. En total durante 61 meses Barriga ha recibido un sueldo por su trabajo político (el cargo de consejera regional y alcaldesa es de índole político).

Y si se amplía el círculo, vemos que el marido de Barriga, quien es colega de Claudia Mix: El Diputado Joaquín Lavín León, va por su segundo periodo en la cámara. Totalizando al 11 de septiembre de este año un total de 66 meses recibiendo un pago por su cargo político.

Sería maldadoso, por ejemplo, analizar la vida política de Joaquín Lavín padre. Considerando que ocupa diversos cargos políticos desde el año 1992, siendo alcalde de Las Condes por varios periodos; alcalde de Santiago, candidato presidencial, Ministro de Educación y Ministro de Desarrollo Social, para ser ahora nuevamente alcalde de Las Condes.

Por ello, si aplicáramos el “Cathy Barriguismo” y los parámetros que ella ocupa para llamar a otros “parásitos políticos”, lo cierto es que no solo la alcaldesa sale mal parada, sino que también su marido y su suegro, ambos “parásitos” con más años en el sistema que la diputada Mix, quién recién va por su primer periodo.