Maipú Seguro sin vehículos en la calles ni comunicación radial en plena crisis social

Han sido los días más caóticos en Maipú desde la vuelta a la democracia.  Tal como lo hemos reporteado ampliamente en La Voz, todo comenzó con la evasión del metro y terminó con toque de queda. Así, en cosa de días el país pasó de un grupo de estudiantes saltando torniquetes a la más grande revuelta social en democracia.

En medio de esto, la seguridad ha sido un tema clave. Una pregunta que nos ha llegado insistentemente a La Voz, es qué pasa con la Dirección de Prevención y Seguridad Ciudadana (Dipresec) pues no se han visto circular los vehículos de seguridad.

Tanto las camionetas amarillas como los «huevitos» desaparecieron de circulación los últimos días.

Por esta razón consultamos a diversas fuentes en la municipalidad y concretamente en Dipresec.

La respuesta nos llegó desde dos fuentes al interior de la unidad. Las camionetas están estacionadas al interior de la base de Uno Sur a la espera de instrucciones. Mientras que los «huevitos» están estacionados en dependencias de Dipresec, sin poder ser usados por falta de repuestos.

Recordemos que en su momento hubo fuertes críticas por la compra de estos simpáticos autos, cuyo uso en materia de seguridad generó dudas.

 

Junto con esto, funcionarios municipales nos señalan que la central de operaciones de Maipú Seguro estuvo sin radio ni sistemas computacionales debido un corte de luz. Esto significó una seria disminución en el servicio durante los días más críticos de seguridad del fin de semana, dejando a los funcionarios y móviles sin comunicación con las oficinas centrales mediante radio.

Correo donde se informa de los problemas de luz que afectaron la operación radial.

 

Por si esto fuera poco, el asesor de seguridad Samuel Muñoz y exfuncionario municipal. también nos confirmó que no hay personal operando las cámaras de vigilancia, y que su uso está restringido principalmente a cuidar las dependencias de la 25 Comisaría de Maipú, la Plaza Monumento y las dependencias municipales.

Todo esto pone a la unidad de seguridad ciudadana en un difícil pie a la hora de cumplir con su objetivo en la segunda comuna más poblada de Chile.

Camionetas estacionadas y trabajadores expuestos

Uno de los hechos que nos llamó la atención fue la información de que las camionetas de seguridad están estacionadas sin uso en la base de  Uno Sur.

Habrían distintas teorías de por qué esta situación. Una es que hace unos días al menos una camioneta recibió piedrazos durante un patrullaje. Otro es la falta de conductores, debido a la inseguridad de traslado.

Un tercer punto está en la incógnita por el nuevo servicio de camionetas arrendadas que la municipalidad recientemente en su página, donde se iban a incorporar 18 nuevos vehículos en un plazo de 30 días desde el 18 de octubre.

Se trata de un servicio externo por un valor de 405 millones, cuya empresa contaría con todos los estándares de seguridad necesarios. Estándares que como hemos informado en previos reportajes, con los que la mayor parte de los funcionarios de Dipresec no cuenta.

Desconocemos si estos vehículos ya están en dependencias municipales, pero de ser así podemos asegurar que no están operativos en las calles de la comuna ni menos en labores de seguridad.

Esta situación ha generado molestia dentro funcionarios de Dipresec, quienes piensan que estos vehículos podrían al menos ser usados para ayudar a trasladar a los funcionarios municipales a sus lugares de trabajo.

Pues así como los trabajadores del sector privado han tenido dificultad para trasladarse a sus fuentes de trabajo, similar situación ocurre en la Municipalidad de Maipú y sus distintas unidades en Dipresec.

Fuentes que  pidieron permanecer anónimos por miedo a ser despedidos, nos señalan que radioperadores y telefonistas han sido «obligados» a trabajar pese a a haber hecho reparos sobre su integridad durante el traslado a las dependencias municipales.

Es importante recordar que el Código del Trabajo en incisos 4, 5 y 6 establece que los trabajadores pueden ausentarse a su trabajo si ven amenazada su integridad en el trabajo o en el trayecto hacia este mismo.  Una situación que nuestro medio ratificó con un prevencionista de riesgos.

Misma situación estarían viviendo los funcionarios de la Guardia Interna (unas doscientas personas). Trabajadores de esta unidad se comunicaron con La Voz para expresar su temor a trabajar en una situación que a su juicio es de un riesgo innecesario, teniendo que proteger los edificios municipales.

Cabe recordar que muchos de estos trabajadores cumplen roles de seguridad, sin contar con la capacitación apropiada. De hecho, la función oficial de muchos de ellos es la de  «recepcionistas».

Estos trabajadores se sienten expuestos en la primera línea de defensa en caso de cualquier ataque hacia dependencias municipales sin siquiera contar con un mínimo curso de OS-10, indispensable para cualquier tarea de seguridad.

Una situación que tampoco ha contado con mayor presencia de Santiago «el pantufla» Cantarutti, director de la Dirección de Prevención y Seguridad Ciudadana en medio de problemas que aún se arrastran de la previa coordinadora Loreto Rivera como ha sido el robo de timbres que usaron sin su permiso según un audio al que tuvo acceso La Voz en exclusiva.

Esto se da también en medio de serias dificultades que existen para contactar al número de emergencia 1418  y falsos-positivos de la aplicación contratada por la municipalidad SOSAFE. Misma empresa que ha estado cuestionada por eventuales usos políticos de su información según han informado diversos medios de prensa.

 

Una misma derecha, distintos estilos

Una situación que contrasta radicalmente con otros municipios de derecha, como de Evelyn Matthei en Providencia. De hecho, basta comparar ambas cuentas institucionales en Twitter @Muni_provi y @Maipu_Renace para ver las grandes diferencias entre ambas comunas al momento de enfrentar la seguridad comunal.

Recordemos de paso que la antigua cuenta de Twitter @Maipu_Chile estuvo envuelta en un vergonzoso falso hackeo que fue usado como excusa para cambiar el nombre de la antigua cuenta institucional.

Diferencias que saltan a la vista. Mientras Maipú invierte recursos y tiempo en marketing bajo el nuevo lema «Maipu Renace», Providencia mantiene una cuenta institucional única para informar de lo que pasa en la comuna. Cabe preguntarse qué pasará con esta nueva cuenta cuando llegue un próximo gobierno comunal: ¿la volverán a hackear?

Mientras la primera autoridad de Providencia aparece reunida con Carabineros y su encargado de seguridad bajo la consigna «juntos esperamos sacar la cosas adelante», nuestra alcaldesa se sube a los buses de acercamiento para entrevistar a las vecinas.

 

Se trata por supuesto de dos estilos distintos, cada uno con sus pros y contra. Sin duda, Barriga elige mostrar el lado humano de la situación, genuinamente preocupada por el transporte de la gente.

Ante eso, destacamos el sentido social y emotivo de nuestra alcaldesa. Sin embargo, la comunidad maipucina vive tiempos críticos, donde la seguridad es clave en todo lo que pasa, y donde sobre todo es necesario una fuerte coordinación entre la oficina de seguridad municipal y Carabineros.

Una situación que está lejos de pasar, toda vez que los mismos funcionarios encargados de operar la cámaras no están actualmente en sus lugares habituales de trabajo, lo que impide una correcta coordinación con funcionarios de Carabineros.

Otro aspecto que también influye negativamente es la excesiva concentración de la información en la figura de Cathy Barriga, quien ha insistido en usar su cuenta personal de Instagram para comunicar las noticias institucionales.

Esto ha provocado que la gente busque contactar la alcaldesa a través esta vía, salándose muchas veces los canales institucionales. Sin saber que esa cuenta es manejada por un equipo de periodistas sin mayor preparación en temas de emergencias. Cosa que puede ser comprobada con tan solo leer los comentarios de la cuenta personal de la alcaldesa.

Una situación que contrasta fuertemente con la forma como opera el Servicio Muncipal de Agua Potable y Alcantarillado (Smapa), cuyo equipo de comunicaciones está en constante comunicación con los vecinos, respondiendo a través de su cuenta oficial en Twitter y Facebook. Incluso respondiendo denuncias que nuestros propios lectores han hecho en nuestro patipelado diario.

Sin duda, un ejemplo de manejo comunicacional institucional exitoso que la alcaldía de Maipú debería analizar seriamente como un modelo a seguir.  Ahora más que nunca, cuando la ciudadanía exige de nuestras autoridades menos figuración personal y más sentido práctico para enfrentar el desafío que vivimos como sociedad.