La batalla de la Villa los Héroes contra la delincuencia – Editorial LVDM

La primera señal vino cuando los vecinos se tomaron las calles en protesta por la delincuencia. 

Ese domingo, más de 100 vecinos salieron a tocar cacerolas y a parar el tráfico en las esquinas de René Olivares con 4 Poniente. Un hecho inédito en la historia de la villa en democracia.

Luego vino una segunda marcha, que congregó unas 200 personas en su punto más alto, donde vecinos desfilaron con pancartas y gritos pidiendo más seguridad

Finalmente, se realizó una reunión de seguridad en la Plaza de Los Diamantes, en el corazón de Villa Los Héroes. Allí, con la presencia de Carabineros y un representante de la municipalidad, que no habló, los vecinos expresaron inseguridad que viven diariamente. 

Los vecinos se han mostrado críticos de la falta de apoyo. Saben las carencias de la policía y quieren ser parte de la solución.  Sobre la dirección de Prevención y Seguridad Ciudadana (DIPRESEG) se muestran incrédulos. 

Algo de razón tienen pues a la última reunión de la Villa Los Héroes no asistió nadie de “Maipú Seguro”. En realidad, solo fue un representante de la Municipalidad de Maipú, el señor Francisco Parra de Organizaciones Comunitarias, quien no quiso dirigirse al público presente y se retiró antes del término de la actividad. 

Una falta inexcusable que se suma a la serie de investigaciones realizadas por La Voz, y que llevaron al despido de la anterior coordinadora del programa Maipú Seguro, Loreto Rivera, quien fue reemplazada por el ex coronel de Carabineros en retiro, Gonzalo Huenumil. 

Si bien las opiniones a favor de la nueva gestión de Huenumil son positivas, el tiempo está en su contra.  Revertir años de malas prácticas no es fácil, y a esta administración le queda un poco más de un año. 

El desafío de Huenumil es grande y el tiempo es poco. En caso de llegar un nuevo alcalde o alcaldesa el año 2021, significa nuevamente partir todo de cero.

Una villa que podría ser comuna

La Villa Los Héroes apareció en el año 1985, cuando Maipú tenía oficialmente 114.117 habitantes.  Hoy Los Héroes es el barrio más poblado de Maipú con más de 100.000 vecinas y vecinos.  

Es decir,  solo en Los Héroes vive tanta gente como en la comuna de Independencia, la Reina, Vitacura o San Antonio. 

Un barrio que podría ser una comuna, y que cuenta tan solo con un carro policial para el cuadrante  C221 a cargo de la 52ª Comisaría de Maipú “Teniente Coronel Víctor Acosta”, cuyos funcionarios han reconocido públicamente que trabajan con una dotación al 60% de su capacidad.

Estos datos no serían tan relevantes, sino fuera por que en Maipú hay 1 carabinero por cada 1.270 habitantes, mientras que en comunas como Las Condes hay 1 por cada 543.   

Ante la ausencia de una explicación oficial, la única respuesta posible es la más difícil de aceptar: en el combate de la seguridad en Chile existe discriminación social. 

Por otro lado, el explosivo aumento de la población en Maipú, al igual que en otras comunas como Puente Alto, ha traído consigo los problemas de la grandes urbes.  Hacinamiento, encarecimiento del suelo, arriendos más altos, falta de áreas verdes y, por supuesto, delincuencia.

Maipú pasó de tener 25.000 viviendas en 1982 a 157.000 el año 2012.  Al mismo tiempo, la comuna pasó de tener una comisaría a tres en el mismo periodo.  Y aún así resulta insuficiente.

Malas noticias: no hay varitas mágicas

La petición de más carabineros tiene sentido tomando en cuenta la subdotación actual y la desproporción con otras comunas. 

Para esto, vecinas como Romina Jara o Jonathan Aguilera de la Junta de Vecinos Todos Unidos por el Barrio pretenden juntar unas 10.000 firmas para contar con una nueva subcomisaría. 

El panorama es difícil, tomando en cuenta que ni siquiera han podido conseguir una sede vecinal para los más de 600 socios de su Junta de Vecinos. 

Sin embargo, las matemáticas les dan la razón.  Dada la gran cantidad de habitantes, faltan carabineros. Incluso en otros sectores de la misma comuna, como Ciudad Satélite y El Abrazo, cuentan con su propia comisaría, donde hace pocos días (coincidentemente) desfiló la alcaldesa en fiestas patrias. 

Pero aún teniendo más carabineros y distribuidos más inteligentemente, el problema está lejos de solucionarse solo con más policías o delincuentes presos. 

Más presencia policial bajará los asaltos, hará sentir a la gente más segura pero ahuyentará la delincuencia hacia otros puntos menos atendidos de la ciudad.

Una realidad que resulta difícil de entender por los vecinos, y sobre todo de explicar por parte de la clase política.

Durante la reunión de seguridad de la Plaza Los Diamantes hubo varias catarsis de emociones, y varios vecinos encararon  a los concejales y representantes de diputados presentes. 

Hay que señalar que a esta reunión no asistió ningún representante de Chile Vamos, por lo que la centroizquierda se llevó la peor parte recibiendo la molestia e incluso la ira de los vecinos. 

una muestra de esta tensión entre vecinos Y POLÍTICOS se vio durante  la intervención de Bárbara Pizarro, encargada territorial de la diputada Claudia Mix, quien comenzó su discurso diciendo «nosotros como frente amplio». basto esta sola frase para ser acusada de  propaganda política, tras lo cual fue interrumpida  por los vecinos más efusivos.  

Mejor suerte tuvieron los concejales Abraham Donoso y Pedro Delgadillo, quienes quizás con más años de circo, se abocaron derechamente al asunto de seguridad, cuidando de hacer cualquier mención a sus partidos políticos. 

Pero más allá de los aplausos y las pifias, estos choques dan cuenta de la falta de educación cívica en nuestras comunidades.

Para nuestra sorpresa, fue el concejal comunista Ariel Ramos quien se atrevió a mirar con mayor profundidad este fenómeno, haciendo ver la falta de oportunidades para muchos de los jóvenes que eligen una carrera delictual en los barrios más vulnerables de Maipú y Santiago.

Y esta,  vecinos,  es la parte más difícil de esta historia, la que nadie quiere escuchar ante la urgencia de soluciones inmediatas. 

Porque no es casualidad  que el 50% de los reos en las cárceles haya pasado la infancia o la adolescencia en el Sename. 

Es decir, los delincuentes no aparecen de la nada. Para esto es necesario enfocar el gasto público y municipal en mejores condiciones sociales. Dicho en palabras más crudas: menos peluches y más gasto social.  Para que mientras peleamos con los delincuentes hoy, nos aseguremos que los niños del Sename no sean los futuros autores de portonazos en 5 ó 10 años más.  

La mala noticia es que no hay una varita mágica para hacer desaparecer delincuencia. Los especialistas concuerdan en que la clave es la organización de los vecinos.  Incluso en la misma reunión de Los Héroes alguien dijo: “no sirve de nada tener alarmas comunitarias si cuando suena nadie sale a ver qué pasa”.

Esperamos sinceramente que esta batalla que dan los vecinos de Los Héroes tenga eco en las autoridades municipales y el Gobierno Central. 

El papel de los diputados y senadores del distrito ante el gobierno central es clave. En especial, los diputados de Chile Vamos, como Mario Desbordes, Joaquín Lavín León o Patricio Melero, quienes por su signo político podrían tener mayor influencia sobre el Ministerio de Interior y Seguridad Pública de Chadwick.

Lamentablemente, los políticos anteriormente mencionados han sido los más ausentes en nuestro reporteo.   O al menos, no han estado presentes allí donde han hecho falta, tal como pasó también en Barrio La Farfana hace unos meses

Faltan también una Dirección de Prevención y Seguridad Ciudadana que se ponga los pantalones de una vez por todas, que conozca de primera mano los problemas de los vecinos y se sincere confesando qué cosas puede hacer y qué cosas no puede hacer.

Solo como ejemplo: un funcionario municipal sin ninguna capacitación encerrado en una caseta poco y nada puede hacer para prevenir la delincuencia ni menos combatir el crimen. Su labor oficial es entregar información, pues ni siquiera cuenta con seguro de vida en caso de un accidente laboral ni mucho menos un curso de OS10. 

En resumen, faltan muchas cosas, pero sobre todo falta más organización y oportunidades.  

La delincuencia no se solucionará en el corto plazo, pero hasta que eso no suceda siempre estaremos correteando al delincuencia de una comuna a otra.   

Y en ese correteo siempre saldrán perdiendo las poblaciones con menos recursos. 

Esperamos que terminada esta semana de luces y fiestas, la municipalidad vuelva al rol que todos necesitamos: estar al servicio de los grandes problemas de la población.

Sobre todo, presente allí donde no siempre hay aplausos que los reciban. 

LVDM

 

PARA SEGUIR LEYENDO Y ESCUCHANDO:
Expansión urbana y movilidad en Maipú, 1970-2015: INFORME DE SEMINARIO DE GRADO PARA OPTAR AL GRADO DE LICENCIATURA EN HISTORIA (Bárbara Hernández Parra)
Villa Los Héroes en Wikipedia
Seguridad, Delincuencia y Arquitectura